Incertidumbre en Reino Unido tras el fracaso de May

Una consecuencia de la victoria sin mayoría absoluta de los conservadores es que llegan debilitados a la negociación del 'Brexit'

Los resultados de las elecciones en el Reino Unido dejan un panorama de incertidumbre en la ya de por sí complicada situación después del referéndum en el que ganó la postura favorable a la salida de este país de la Unión Europea. La primera ministra británica, Theresa May, del Partido Conservador, tendrá que buscar una alianza con otra formación política -probablemente, con los unionistas del Ulster- para seguir gobernando el país después de que no alcanzase la mayoría absoluta en los comicios del pasado jueves. Como ya sucediese con su antecesor en el cargo, David Cameron, al que el referéndum sobre el Brexit le costó el cargo, a Theresa May las elecciones la han dejado en una situación de gran debilidad. El aumento de votos de su principal rival, el Partido Laborista que dirige James Corbyn, no hace sino corroborar el error que ha supuesto la convocatoria de elecciones en un momento que creía favorable para sus intereses, al igual que pensó Cameron. Nada más lejos de la realidad. Después de una desastrosa campaña, en la que May no ha sabido gestionar la crisis provocada por los atentados terroristas, especialmente el del pasado 3 de junio en Londres, los conservadores británicos se encuentran ahora mismo con una situación muy difícil a pocos días del inicio establecido para la negociación del Brexit con la Unión Europea. Unas conversaciones a las que el Reino Unido llegará en una situación de debilidad derivada de su inestabilidad política que muy pocos auguraban hace unos meses. May ha demostrado ser una política muy mediocre para liderar una potencia mundial que en los últimos tiempos está atravesando una crisis de imagen y credibilidad ante el resto del planeta. No sería extraño que la situación que ella misma ha creado le pase factura muy pronto internamente en su partido y que, con ello, el clima de inestabilidad se acreciente en su país. Las consecuencias de todo ello no tendrán, sin embargo, un reflejo inmediato en España y especialmente en el contencioso de Gibraltar, pues los candidatos de los cuatro principales partidos que concurrieron a las elecciones del jueves en el Reino Unido coincidieron en defender los derechos de los ciudadanos del Peñón; eso sí, a sabiendas de que éste ha quedado fuera de las negociaciones del Brexit con la Unión Europea precisamente por los errores de la diplomacia de las Islas o por los aciertos de la española. La pregunta que cabe hacerse ahora es si, después del fiasco de la apuesta de Theresa May, el Reino Unido seguirá profundizando en esta incertidumbre actual con alternativas todavía mucho peores para todos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios