EL Gobierno andaluz ha adoptado un nuevo paquete de medidas extraordinarias contra la segunda ola de la pandemia del Covid. Son tan graves que el Ejecutivo de Juanma Moreno apenas dispone de más instrumentos para restringir la movilidad. No puede ir mucho más allá. A partir de ahora, tendrá que ser el Gobierno central el que modifique el actual decreto del estado de alarma en el caso de que, transcurridas dos semanas, la curva de ingresos siga sin doblegarse en las comunidades. Todos los ciudadanos andaluces tendrán que permanecer en sus municipios desde mañana y apenas podrán realizar actividades económicas más allá de las seis de la tarde. El cese de las actividades no esenciales es total en Granada, donde los datos son los peores. Las tasas de contagio y, sobre todo, la presión asistencial en los hospitales andaluces indican que el presidente de la Junta, Juanma Moreno, ha tomado una decisión argumentada y también grave, porque afectará al sector de la hostelería y al turístico, que prácticamente ya estaba hibernado. Es necesario que la población cumpla con las nuevas medidas, porque todos nos estamos jugando el futuro más cercano. Hay que bajar los contagios con unas medidas que nos permiten, de momento, mantener el 70% de la actividad económica y las clases en los colegios e institutos. Pensemos en lo que aún se puede perder y asumamos que ésta es una situación que será la normal durante mucho tiempo. La mejor vacuna es no pensar en la vacuna. No se puede llegar a un confinamiento como el de la primavera pasada, porque el coste social y económico sería muy difícil de superar. Los gobiernos, por su parte, no deben cometer los errores de la desescalada anterior y, sobre todo, tienen que ser más decididos a la hora de implementar medidas para que las tasas no superen unos niveles que hace ya varias semanas que dejaron de ser aceptables. No obstante, hay que ser conscientes de que la segunda ola ha irrumpido en casi todos los países europeos; pensemos, también, que estamos ante un virus respiratorio muy difícil de contener. Es una responsabilidad que nos compete a todos.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios