El PP usa el Senado para su campaña andaluza

La comparecencia de Díaz en el Senado para hablar de los ERE es una burda maniobra de los populares con claros intereses electorales

La citación de la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, para que comparezca ante la Comisión de Investigación de la Financiación de los Partidos del Senado sólo se puede entender dentro de la lógica preelectoral que ya se ha adueñado de los partidos políticos. Cuando parece inminente la convocatoria de elecciones autonómicas adelantadas en nuestra comunidad, el PP -único partido presente en una comisión que se creó para contrarrestar la constituida en el Congreso sobre el Caso Gürtel- quiere forzar la imagen y los titulares de la candidata socialista compareciendo en el Senado por un caso, el de los ERE, que tanto rechazo genera en la ciudadanía. Al PP poco parece importarle el daño que, una vez más, se le hace a la imagen de Andalucía. Lo más sorprendente es que el caso de los ERE nada tiene que ver con la financiación ilegal del PSOE-A. Es decir, no se puede hablar de una trama Gürtel a la andaluza, como se ha pretendido. Lo que se dirime es el posible lucro particular de algunas personas y, sobre todo, la supuesta creación de una inmensa red clientelar bien regada con dinero público y orientada a perpetuar el poder socialista en Andalucía. Los jueces decidirán lo que de verdad hay en estas sospechas. Pero los tribunales, y eso hay que dejarlo claro, no están juzgando al Partido Socialista andaluz por conseguir fondos de forma irregular para su funcionamiento orgánico o para sus campañas electorales. Por lo tanto, la comparecencia de Díaz en esta comisión es completamente absurda y sólo se puede entender por el deseo del PP de sacar tajada electoral en Andalucía. Además, resulta especialmente llamativo que sea Susana Díaz la primera presidenta autonómica que es citada por dicha comisión cuando todos conocemos los muchos problemas que existen al respecto en otras regiones gobernadas por el PP.

Los populares tienen derecho a diseñar las estrategias que crean necesarias para intentar desgastar al adversario político en unos momentos claves no sólo para Andalucía, sino para toda España. La andaluza será la primera batalla del gran ciclo electoral que se avecina y sus resultados influirán en parte en las citas posteriores. Pero a lo que no tienen derecho los populares es a forzar de una forma tan burda la comparecencia de la presidenta de la Junta en un asunto en el que no tiene ninguna responsabilidad y que, además, daña la imagen y refuerza estereotipos negativos de nuestra comunidad autónoma.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios