Las cuentas de la pandemia

El Presupuesto nace obsoleto y hay que reprocharle un sesgo ideológico de izquierda radical por las imposiciones de Podemos que ha aceptado Sánchez

EL Gobierno ha presentado esta semana el anteproyecto de Presupuestos Generales del Estado para 2021, que ha definido como los de “la transformación” y que prevén un gasto total consolidado de 550.484 millones de euros, con un incremento del 19,4%. Un incremento en el que tiene mucho que ver el hecho de que las cuentas incluyen una primera partida de fondos europeos para la recuperación por los daños que está ocasionando la pandemia sanitaria en muchos países: 27.000 millones de euros que deben ir destinados en una buena parte a la Sanidad, como ha exigido Bruselas. Son unos Presupuestos que nacen obsoletos porque la segunda ola de la pandemia ha superado ya todas las previsiones con las que fueron hechos. Y son unos Presupuestos a los que hay que reprocharles también un sesgo ideológico de izquierda radical por las imposiciones de Podemos que ha aceptado Pedro Sánchez. La subida de impuestos en plena recesión, al contrario que están haciendo la mayoría de los gobiernos europeos, no va a afectar sólo a las rentas altas, como venden desde el Ministerio de Hacienda, y van a castigar aún más a las clases medias. Todo un disparate que puede acabar hundiendo mucho más la economía y que responde al modelo que los socios de gobierno del PSOE llevaban reclamando desde hace tiempo. A todo ello hay que añadir que pocas comunidades, salvo Cataluña y País Vasco, parecen satisfechas con las inversiones que se recogen en el anteproyecto, claramente enfocadas a obtener el respaldo de los nacionalistas e independentistas a la hora de someter a aprobación los Presupuestos. Porque en Andalucía se pasa de largo, con cantidades irrisorias en muchas de las infraestructuras necesarias como pueden ser las obras de los túneles de la SE-40 en Sevilla o el eterno proyecto de la conexión ferroviaria Algeciras-Bobadilla, lo que ha suscitado críticas entre los propios dirigentes socialistas. En cualquier caso, estamos ante unos Presupuestos que todavía habrán de ser negociados y aprobados, y que estarán sometidos, por desgracia, a la incertidumbre de un escenario que puede cambiar drásticamente por la evolución de la pandemia.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios