DIARIO DE JEREZ En la batalla del coronavirus: mantenemos nuestra cita en los quioscos con despliegue informativo sobre la pandemia

Dos meses de estado de alarma en España

La gestión del Ejecutivo de Pedro Sánchez en estos dos meses de estado de alarma presenta más sombras que luces

Se cumplen dos meses del anuncio del estado de alarma provocado por la pandemia del coronavirus, sesenta días desde que España empezó a vivir una de las crisis más desconcertantes y profundas de su reciente historia y que aún no sabemos cuándo podremos dar por finalizada. En estos dos meses se han sucedido de manera frenética las noticias en todos los ámbitos, hasta el punto de que la prensa ha tenido que hacer uno de los mayores esfuerzos que se recuerdan. En general, se puede decir que la gestión del Gobierno ha tenido más sombras que luces. De hecho, ha fallado en algunas de las cuestiones más importantes, empezando por no haber "declarado oficialmente" la pandemia cuando ya era una evidencia y permitiendo todo tipo de actos ciudadanos y deportivos. Cuando lo hizo, el virus ya había penetrado en todos los rincones del país. Después habría que hablar de los muchos errores en la compra de material sanitario, en la desprotección de las residencias de mayores y de un personal sanitario que a veces ha tenido que trabajar en condiciones heroicas. También, de la poca transparencia con la que se han tomado muchas decisiones, a veces amparándose en un comité de expertos del que ni se conocen todos los nombres. Finalmente, la coordinación con las comunidades autónomas no ha sido la más ejemplar y, para rematarlo, la desescalada se ha convertido en un gran memorial de agravios con el que están resurgiendo todos los viejos pleitos entre territorios. Es cierto que la oposición no ha tenido tampoco una actitud ejemplar en estos dos meses, pero las principales responsabilidades siempre hay que pedírselas a los partidos que se encuentran en el poder porque son éstos los que tienen las principales herramientas para actuar sobre la realidad.

Más allá de las miserias de la política nacional, lo inquietante de esta pandemia del coronavirus es que unos cinco meses después de su inicio en China son más los interrogantes que las certezas. Todavía no se sabe a ciencia cierta cuál será la evolución del virus, si la desescalada supondrá un paso atrás o un avance, si la humanidad encontrará una vacuna o un tratamiento eficaz en un plazo razonable, si en otoño asistiremos a un rebrote... Apenas sabemos que el mundo ha cambiado irremediablemente y que los años de la globalización sin cortapisas han llegado a su fin. De fondo, además, se dibuja una crisis socioeconómica que aún no sabemos muy bien cómo evolucionará ni en qué escenarios nos situará. La única buena noticia dos meses después de aquel 14 de marzo es que las cifras de infectados y muertes parecen estar dándonos, al menos, un descanso.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios