El necesario regreso a las aulas

Damos por supuesto que los colegios pueden dotarse de las medidas higénicas básicas, pero hay que planificar todos los escenarios posibles

EL consejero de Educación, Javier Imbroda, se ha comprometido a que los escolares andaluces vuelvan a las aulas el próximo mes de septiembre. Esperemos que así sea, para lo que se necesita no sólo una voluntad personal, sino el compromiso político y un correcto análisis de la realidad sobre la pandemia del Covid-19. Creemos, además, que no sólo es un asunto que depende de la Junta de Andalucía y de los dirigentes de la Consejería de Educación, también del colectivo de maestros y profesores, al que se le debe exigir el mismo compromiso que otros empleados públicos han mostrado desde que en marzo pasado irrumpiesen las infecciones por coronavirus. Ellos saben mejor que nadie que es imprescindible que los alumnos comiencen su curso en las aulas, con independencia de si, en el transcurso de los meses, hay que aplicar cierres parciales en centros que se vean afectados por Covid-19. Los escolares andaluces ya se perdieron el último trimestre, que hubo que sacar adelante con soluciones alternativas improvisadas, pero en el que cumplieron su objetivo en unas difíciles circunstancias que nadie previó. Damos por supuesto que los colegios pueden dotarse de las medidas higiénicas básicas, pero entendemos que hay que introducir reformas –por ejemplo, duración de las clases– y planificar todos los escenarios, saber qué se hará si surge algún positivo entre los alumnos, si ello afectará a los compañeros de aula o de colegio, si recibirán clases telemáticas en ese período y con qué protección trabajarán, entonces, todos los empleados del centro. Como criterio básico, la Consejería de Educación debe reducir al máximo en los centros los contactos entre alumnos que no sean de la misma clase, por lo que las entradas y salidas del colegio deben escalonarse, así como el tiempo de recreo. Lo que se está aplicando en países donde ya ha comenzado el curso –es el caso de algunos länder alemanes– es el concepto de grupos burbuja, aulas de pocos alumnos que no tienen contacto con el resto, de modo que puedan ser aislados y testados en caso de una infección. Aún quedan cuatro semanas para estar preparados para un reto complicado.

MÁS ARTÍCULOS DE OPINIÓN Ir a la sección Opinión »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios