Provincia

Absueltos tres acusados de traer inmigrantes ilegales

  • La Audiencia considera que estas personas, para quien la Fiscalía pedía 7 años de cárcel, se dedicaban en realidad al narcotráfico

La Audiencia de Cádiz ha absuelto a tres acusados, para quienes el fiscal pidió seis años de cárcel por traer inmigrantes ilegales a España, porque todo apunta a que su verdadera actividad era el narcotráfico y que preparaban una operación en alta mar cuando fueron detenidos.

La Sección Primera de la Audiencia gaditana, en una sentencia a la que ha tenido acceso Efe, dice que las maniobras, tipo de embarcación y antecedentes penales de los acusados permiten suponer que preparaban una introducción de hachís en España cuando fueron localizados a la deriva por Salvamento Marítimo el 1 de junio de 2007.

El abogado Ricardo Román, que ejerció la defensa, ha explicado que los acusados no portaban ninguna droga al ser detenidos pero sí les acompañaba un marroquí sin autorización para estar en España, por lo que la Fiscalía solicitó para cada uno seis años de cárcel por un delito contra los derechos de los ciudadanos extranjeros.

Los acusados I.S.A. y J.L.G.E., de nacionalidad española, y el marroquí G.Y. se embarcaron el 28 de mayo de 2007 en el puerto de Sancti Petri (en Chiclana), viajaron a Tánger (Marruecos) y allí recogieron a otro marroquí sin residencia legal en España, según el fallo judicial.

A las 5 de la madrugada del 1 de junio, Salvamento Marítimo recibió una llamada advirtiendo de que la embarcación semirrígida había quedado a la deriva por una avería en el motor, por lo que fueron rescatados por la nave Salvamar Dubhe y trasladados a Barbate.

Dicen los jueces que numerosos indicios "hacen sospechar la preparación de operaciones de narcotráfico como el verdadero y auténtico móvil de las extrañas maniobras" que hicieron los acusados.

Junto a ello, la embarcación era propiedad de una persona con antecedentes por narcotráfico, uno de los procesados estaba reclamado por el mismo delito y la nave utilizada, por sus características de casco y motor, "no es de las que se suelen usar para el tráfico ilegal de personas, sino de estupefacientes".

Dice la sentencia que "la experiencia enseña que suele ser habitual que las mafias del narcotráfico utilicen a inmigrantes clandestinos para el porte y descarga de la droga y, como parte del precio, introducirlos en territorio español", y todo apunta a que uno de los acusados, que era mecánico naval, pudiera estar enseñando al indocumentado el pilotaje de la embarcación con tal fin.

Este "inmigrante", añade además la sentencia, "contacta y mantiene conversación con un conocido abogado de reconocido prestigio por haber defendido en numerosos casos a detenidos por delitos contra la salud pública".

Por todo ello, concluyen los jueces que "muchas dudas se ciernen sobre este caso", ya que lo más probable es que "la embarcación estuviera siendo probada cerca de las costas de Tánger y, por causa de los fuertes vientos del Estrecho y averiado su motor, llegara a la deriva hasta las aguas de salvamento españolas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios