Provincia

Algeciras, Cádiz y Jerez encabezan el consumo de tabaco de contrabando

  • De cada 100 cajetillas vacías recogidas en las tres ciudades en papeleras, en la calle y en la basura, más de la mitad proceden del comercio ilegal, según el estudio de la consultora Ipsos

Una cajetilla de contrabando y al fondo, Gibraltar, de donde procede el 38% del tabaco que es introducido de manera ilegal en España. Una cajetilla de contrabando y al fondo, Gibraltar, de donde procede el 38% del tabaco que es introducido de manera ilegal en España.

Una cajetilla de contrabando y al fondo, Gibraltar, de donde procede el 38% del tabaco que es introducido de manera ilegal en España. / erasmo fenoy

Algeciras, Cádiz y Jerez encabezan el consumo de tabaco de contrabando en España, según los datos referidos al segundo trimestre de este año de la encuesta de cajetillas vacías que elabora la consultora Ipsos. Algeciras desciende 22 puntos en relación con el mismo período de 2017 pero anota un 55%. Esto es, que de cada 100 cajetillas vacías recogidas en la calle, en papeleras y en la basura, 55 proceden del comercio ilícito de tabaco. No le preceden lejos Cádiz, con un 54,7%, y Jerez, con un 54,4%. La siguiente ciudad con mayor consumo es Sevilla, con un 47,2%.

El estudio señala a Andalucía como la comunidad autónoma donde se consume más tabaco de contrabando (el 30,4% del total en España) y a Gibraltar, por su proximidad, como el principal motivo que explica ese primer puesto en la clasificación. De allí, de Gibraltar, procede la mayor parte del tabaco que se vende de manera ilícita en España: un 38,4%.

El presidente de la Asociación de Estanqueros de la provincia de Cádiz, Salvador Vera, explica que la estadística facilitada por el informe de Ipsos deja fuera un tipo de contrabando de tabaco que no deja huella: el de tabaco en rama. Ipsos contabiliza una muestra de cajetillas vacías que son recogidas en la papeleras, en las calles y en la basura. Pero ese método no sirve para hacerse una idea de la cantidad de tabaco en rama de contrabando consumido, ya que éste se vende a granel, o entubado de una forma manual, en bolsitas de plástico sin ningún control sanitario.

En todo caso, el tabaco falsificado que circula en el mercado ilegal de cajetillas es muy escaso, señala Salvador Vera, lo que coloca una vez más el foco del problema en las tabaqueras. Porque son precisamente las tabaqueras las que venden legalmente a Gibraltar las cajetillas que después cruzan ilegalmente la frontera para ser vendidas en España.

"Gibraltar introduce cantidades ingentes de tabaco. Y ellos saben que esas cantidades no las pueden consumir los habitantes de la colonia. Por tanto, es un tabaco de ida y vuelta", dice Vera. Bien lo muestran los datos que maneja la Agencia Tributaria. En 2017, los estancos de la provincia de Cádiz vendieron 38 millones de cajetillas. Y ese año entraron en Gibraltar 77 millones de cajetillas. La comparación no admite la posibilidad de que sean los gibraltareños quienes fumen todo ese tabaco. El destino final muchas de las cajetillas que las tabaqueras envían a Gibraltar es otro.

Los estanqueros han pedido a las tabaqueras que sean más responsables, que asuman una especie de responsabilidad comercial que les lleve a disminuir las ventas de tabaco a Gibraltar, ya que está claro que nutren el contrabando de tabaco que desde hace años está acribillando el comercio legal en España y especialmente en la provincia de Cádiz. "La esperanza en una solución para el problema es que haya una implicación por parte de las tabaqueras. Pero ganan más dinero si lo venden a Gibraltar que si lo venden en España, con lo que es más complicado aún que renuncien a ese beneficio", comenta el presidente de los estanqueros gaditanos.

Por el momento, la situación no ha mejorado en la provincia de Cádiz para los estanqueros. "Sigue igual o peor", dictamina Salvador Vera: "Son tantos los compañeros que llevan tanto tiempo aguantando la situación, que es insostenible. Hay muchos estancos puestos a la venta. Y en La Línea y en Algeciras ni se venden. Se perderán esas licencias y esos puestos de trabajo porque no son negocios rentables".

Cierto que cada vez hay más capturas de tabaco ilegal. Y que los estanqueros se han visto beneficiados por la presión que los Cuerpos de Seguridad del Estado han estado ejerciendo sobre el narcotráfico en el Campo de Gibraltar. Algunos compañeros le comentan a Vera que en determinados momentos en los que ha habido aprehensiones, durante una semana se notaba que entraba más gente en el estanco. "Pero al final eso es una semana en la que el contrabandista se ve desabastecido. Luego, recupera por un lado o por otro y continúa igual".

"Agradecemos mucho la labor que hacen los Cuerpos de Seguridad del Estado", agrega Salvador Vera, "pero al final, por mucho esfuerzo que hagan las autoridades... Los estanqueros creemos que verdaderamente hace falta es una concienciación de las tabaqueras, que son las que están introduciendo esa gran cantidad de tabaco en Gibraltar".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios