Provincia

El alcalde de Benaocaz dice que acudió a Tavizna para "supervisar" el derribo de la edificación

  • Juan María Mangana sostiene que "no aceptará lecciones de legalidad y moral" del PSOE

Comentarios 3

El alcalde de Benaocaz, Juan María Mangana (PP), se desvinculó ayer de la movilización de unos 200 vecinos que el lunes impidió el derribo de una edificación ilegal en Tavizna y argumentó que, "tal y como indican las actas levantadas por las autoridades", su presencia junto a los manifestantes tenía "como fin único supervisar los trabajos y comprobar que no se producían incidentes".

Mangana, cuya dimisión fue solicitada por el PSOE, señaló en un comunicado que las críticas de los socialistas "son un chiste sin gracia" y aseveró que no acepta "lecciones de legalidad y moral de quienes no han cumplido con lo uno y no conocen lo otro". El alcalde "recordó" al secretario general de los socialistas gaditanos,Francisco González Cabaña, que la situación de la vivienda ilegal es herencia del anterior regidor de Benaocaz, José Rafael Reyes (PSOE), "inhabilitado por prevaricación y, pese a todo, al frente de la agrupación local". "Lo que tiene que hacer Cabaña es destituir como líder local del PSOE a un representante público condenado judicialmente, en lugar de exigir responsabilidades al PP", agregó el alcalde. "Hacia dónde han mirado la Junta, Cabaña y Reyes desde 2001, fecha de la construcción de la casa que ahora se quiere demoler?", se preguntó.

El Ayuntamiento de Benaocaz, enfrentado con la Junta de Andalucía durante el último mes a causa de este derribo, insiste en que Medio Ambiente debe solicitar un permiso de demolición para tirar la casa rural, "tal y como marca la ley", mientras que la delegación provincial recalca que este permiso no es necesario y que la edificación, que invade una vía pecuaria, "será derribada en cualquiera de los casos".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios