Provincia

Conil contará con un nuevo apartahotel

  • La promotora Towsur inició ayer la construcción de 113 apartamentos en El Roqueo

La sociedad Towsur se convirtió ayer en una insólita pionera del sector inmobiliario en estos tiempos de crisis económica y desplome del ladrillo al iniciar oficialmente la obra de un apartahotel de 113 apartamentos y cuatro estrellas de categoría en la conileña playa de El Roqueo. "No hay prisa para ejecutar las obras. La construcción durará tres años. Esperemos que la situación económica haya dado un gran cambio entonces", confiaba a pie de obra Gonzalo de la Torre, consejero de la promotora, mientras las máquinas desbrozaban el terreno.

La parcela está situada en la carretera de la Fuente del Gallo, al lado del hotel Garbí Costa Luz. Se extiende en perpendicular a la primera línea de playa hasta caer en los acantilados de El Roqueo. El proyecto de Towsur contempla la construcción de un complejo formado por apartamentos de dos dormitorios, baño y cocina, dirigido a un mercado familiar, y con una inversión de 30 millones de euros.

La sociedad promotora, que cuenta con licencia de obras desde principios de este año, está formada por ex directivos de entidades financieras, con Enrique García Ledesma (ex director de la antigua Caja de Ahorros de Cádiz y de Caja San Fernando) al frente, y cuenta con el respaldo de Invernostra, filial de Caja Baleares.

El inicio de las obras se produce sin que los promotores del inmueble hayan cerrado un acuerdo de gestión del negocio hotelero con ninguna cadena especializada, según confirmó De la Torre. "Habrá tiempo de hacerlo más adelante", señaló.

El nuevo proyecto de la costa de Conil se gestionará bajo la fórmula de condohotel. El condohotel es un inmueble en propiedad horizontal, que cuenta por ley con una gestión única y con los servicios oportunos de un hotel, pero cuyos apartamentos se convierten en unidades de inversión abiertas a terceros.

Los pequeños o medianos inversores, en lugar de adquirir acciones al uso, se suman a la lista de socios del proyecto y obtienen los beneficios acordados con la promotora y derivados de la gestión del complejo turístico. Al mismo tiempo, por su condición de accionistas, estos inversores tienen privilegios en el disfrute del apartahotel y forman una carretera de clientes habituales con un alto índice de fidelidad.

Esta fórmula, importada de Estados Unidos y en expansión en Europa, permite a los promotores turísticos incrementar sus beneficios frente a la caída que experimenta la rentabilidad del sector. Ya hay ejemplos en la provincia de este sistema de gestión: el apartahotel Las Dunas, en Chiclana, el de Bahía Sur, en San Fernando, o el apartahotel proyectado en la última parcela de la primera línea de playa del Novo Sancti Petri, junto al hotel Aldiana, cuyas obras aún no han comenzado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios