Provincia

Decenas de buques esperan sin actividad al este del Peñón

  • Aguardan en el fondeadero "gratis y poco controlado" de Gibraltar los encargos que disminuyen con la crisis. Ecologistas piden la dimisión de Magdalena Álvarez

La crisis económica puede estar poniendo en riesgo también la seguridad marítima de la Bahía de Algeciras. Lo puede hacer indirectamente. La recesión económica, de la que no escapa ni el tráfico marítimo, está llevando a muchos buques a tener que paralizar su actividad temporalmente, aunque por más tiempo de lo que desean, ante la ausencia de clientes que fleten las naves o partes de estas. Fondeados en la cara este del Peñón muchos de estos buques esperan órdenes para reanudar su actividad. Así lo reflejó ayer el diario gibraltareño Gibraltar Chronicle, donde el capitán del puerto de la Roca, Peter Hall, reconocía este efecto. La cara este de la Roca, donde se acumula casi una veintena de barcos todos los días, es una zona poco controlada en cuanto a lo que a seguridad se refiere, donde se produjo el accidente del Fedra o del New Flame.

Fue la propia Administración Marítima del Gobierno de Gibraltar quien lo reconoció en un informe fechado el 4 de diciembre de 2007, donde hacía público, tras el accidente del Samothraki, una serie de deficiencias en el control marítimo. El informe revelaba entre otras: la falta de una cobertura radar en la parte este del Peñón; o la recepción con "interrupciones de la señal" y "desfase" del sistema que permite a los buques comunicar su posición. La Autoridad Portuaria de Gibraltar dice que espera adquirir pronto un nuevo sistema radar para mejorar el control.

En las últimas semanas se ha visto incrementado el número de buques que fondean frente a las rocas de Punta Europa. Ayer se podían apreciar hasta 17 barcos -cargueros y petroleros- que permanecían en la zona este, donde el ecologista de Verdemar, Antonio Muñoz, dice que "ni cobran ni tienen restricciones" y que muchas veces llegan hasta Fuengirola. Denunció además otra práctica que hacen algunos barcos cuando el fondeadero está muy concurrido y que consiste en que la embarcación "da vueltas por la zona" hasta que tiene permiso para hacer bunkering en las empresas del Peñón. Como ejemplo, remitió varios seguimientos vía satélite en los que, por ejemplo, el buque Capetan Costis estuvo desde el 28 al 31 de diciembre navegando despacio por el Mar de Alborán y a la espalda del fondeadero hasta que entró en el puerto. Además añadió que en Gibraltar "no se están haciendo las revisiones del 25% de los buques que marca la ley" y "que el fuel sea mucho más barato" también los atrae.

Ecologistas en Acción exigirá la dimisión de la ministra de Fomento, Magdalena Álvarez, a la que califican de "antiespañola" por entender que, con su "inacción", está "cediendo descaradamente a Gibraltar más de 12 millas del Mar de Alborán para que practique su negocio del bunkering". Además, plantean remitir una carta al presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, exponiendo las consecuencias de la "mala gestión" de la ministra. Muñoz cree que "se pone en peligro el medio ambiente, por la ausencia de control y vigilancia, y la economía de millones de personas en la Costa del Sol".

Mientras tanto, el Fedra, accidentado cuando se encontraba fondeado precisamente en la zona este del Peñón, sigue a la espera de entrar en el puerto gibraltareño en aguas que España y Reino Unido consideran suyas. Muñoz dijo no entender de jurisdicciones pero sí de seguridad marítima, "que está en peligro".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios