Provincia

Detenido en La Línea tras dar una brutal paliza a una auxiliar de enfermería

  • Los trabajadores del hospital linense piden medidas para evitar agresiones

  • Los profesionales solicitan un protocolo de seguridad para arrestados y para pacientes que se muestren agresivos

La concentración que tuvo lugar ayer a las puertas de Urgencias del hospital de La Línea. La concentración que tuvo lugar ayer a las puertas de Urgencias del hospital de La Línea.

La concentración que tuvo lugar ayer a las puertas de Urgencias del hospital de La Línea. / r. m.

Los profesionales del hospital de La Línea se concentraron ayer a las puertas de Urgencias para protestar por la brutal agresión que sufrió el pasado martes una auxiliar de enfermería. Los trabajadores del centro sanitario solicitan que se active un protocolo de seguridad para detenidos y usuarios que presenten una actitud agresiva para evitar hechos como este y como el asalto al hospital del pasado día 6 para liberar a un narco.

Los hechos tuvieron lugar el martes por la tarde, cuando el agresor acudió a Urgencias acompañando a otra persona que había sufrido heridas tras participar en una reyerta. Cuando el herido estaba siendo atendido, su acompañante, de nacionalidad danesa, comenzó a gritar en la sala de triaje, por lo que fue llevado por el personal de seguridad hasta otra habitación. Allí se quedó solo. Una auxiliar de enfermería pasó varias veces por allí, hasta que le preguntó si necesitaba algo. En ese momento el agresor la agarró por el pelo, la tiró al suelo y le dio varias patadas. Hasta pasados unos segundos la enfermera no pudo pedir ayuda y fue auxiliada por los guardas de seguridad, que antes de la agresión habían alertado a la Policía Nacional. A su llegada, los agentes detuvieron al agresor, que previamente había pegado a un padre y a su hija en la calle.

La enfermera sufrió diversas contusiones, además del shock psicológico que supuso la agresión. El delegado territorial de Salud, Manuel Herrera, expresó ayer su solidaridad con la profesional agredida y su más enérgica repulsa a estos hechos. Además indicó que puso a disposición de la agredida asistencia jurídica y psicológica al activar el Plan de Prevención de las Agresiones.

A primera hora de la mañana los profesionales del hospital de La Línea se concentraron para expresar su repulsa a una nueva agresión. En la cita estuvieron varios concejales, con el alcalde, Juan Franco, a la cabeza, y miembros de la Plataforma en Defensa del Hospital y la Salud.

La principal demanda de los representantes sindicales del centro sanitario es que se active un protocolo de atención para detenidos o personas que presentan agresividad. "A día de hoy tenemos miedo porque no sabemos cómo van a responder algunos usuarios. Necesitamos estar más seguros. La administración nos ha puesto más seguridad, pero estamos esperando que se ponga en funcionamiento un protocolo. Venimos a cuidar la salud de los usuarios, no venimos a estar trabajando con miedo", explicó Mabel Cabeza, de Satse, en nombre de la plataforma sindical del hospital.

Un protocolo parecido a este ya está establecido en el hospital Punta de Europa de Algeciras y la gerencia del centro y el Cuerpo Nacional de Policía trabajan en su aplicación en La Línea. Se trata de aplicar una forma de actuar concreta, con un triaje diferenciado y la habilitación de una estancia en la que este tipo de pacientes estén solos y vigilados por miembros de la seguridad del hospital.

El primer edil se mostró muy crítico con la administración andaluza tras esta agresión después de que se reforzara la seguridad. "Las condiciones de trabajo en el hospital son inaceptables y lo último es este suceso. No tiene justificación alguna y espero que se tomen medidas, pero no sé a qué se está esperando. Se anunció que se ha reforzado la seguridad, pero si pongo 14 vigilantes más en la puerta y estas cosas pasan dentro, ¿de qué sirve?", se lamentó el regidor linense.

Los representantes sindicales esperan que esta última agresión "sirva para que se tomen las medidas para que las agresiones a profesionales sanitarios no sean gratis, y menos a alguien que está ejerciendo su función en un hospital", como indicó José García, de Sindicato Médico.

Juan José Uceda, de la Plataforma en Defensa del Hospital, recordó que los trabajadores del centro sanitario llevan años pidiendo mejores medidas se seguridad. "El caos aquí es constante. También ayer hubo ayer otro intento de agresión a un médico, aunque no llegó a denuncia. Los trabajadores de Urgencias llevan años pidiendo en el mostrador una pantalla acristalada porque hay usuarios que llegan y ven que no los atienden. Hay un sistema de triaje y muchas veces no lo entienden. Urgencias también se usa como sala de espera para la UCI, y hay que arreglar estas cosas", explicó.

La delegación territorial de Salud de la Junta de Andalucía recuerda que la agresión física o intimidación grave contra profesionales sanitarios en el ejercicio de su función pública asistencial está considerada como delito de atentado por los tribunales de justicia, y que así se han dictado sentencias en estos casos. Se castigan con penas de uno a tres años de prisión.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios