Provincia

Díselo a Viviane

  • La vicepresidenta europea estrena hoy en Cádiz una fórmula para conectar a los ciudadanos con la difusa Bruselas

Buena es Viviane, Viviane Reding, comisaria europea de Justicia y Ciudadanía y número dos de Durao Barroso, cuando se pone. A los comisarios europeos los conocen en su casa, es decir, en su país, porque algún día eran algo allí y encontraron en Europa un retiro, pero esta ex periodista luxemburguesa nacida en 1951, eurodiputada desde 1989 y en el 'gobierno' europeo desde el 99, atraviesa fronteras. Lo hizo cuando se convirtió en el azote de las telefónicas por sus desmanes tarifarios, cuando atacó a las televisiones privadas españolas por sus excesos con la publicidad, pero, sobre todo, lo hizo cuando plantó cara al entonces todopoderoso Nicolas Sarkozy comparando su política de expulsión de rumanos con prácticas que no se veían en Europa desde la II Guerra Mundial. Gran revuelo el que montó esta mujer a la derecha del centro con un asunto en el que las izquierdas europeas gobernantes (caso de España y Zapatero) miraban a otro lado silbando.

Hoy Reding está en Cádiz, en el Oratorio -12,30 de la mañana- para poner en marcha un viejo proyecto: que los políticos europeos hablen con los ciudadanos. Previamente, a través de la Red, con la campaña Díselo a Viviane, se han recogido propuestas sobre cómo debe ser Europa, esa Europa de difusas instituciones y que en el Sur, con la crisis, se identifica con el ogro de la troika. Se han seleccionado diez. Sobre esas diez propuestas Reding dialogará con 250 ciudadanos. Es el primer paso hacia un acercamiento que siempre ha perseguido la vicepresidenta de la Comisión Europea.

En 2004 Reding recogía en Oviedo el premio Príncipe de Asturias con un discurso que se llamaba La Europa de los ciudadanos. El premio no era para ella, entonces comisaria de Cultura, sino para el programa Erasmus. Defendía Reding que en los cientos de millares de erasmus estaba el germen de la construcción de la nueva Europa, pueblos que se conocen en el momento de la vida en el que todo deja huella.

"Si no estamos muy vigilantes, el tejido europeo se deshilachará. Hemos de reabrir el debate sobre Europa. Yo propongo convertir 2013 en el año de los ciudadanos; que digan qué quieren, si avanzar o dejar caer lo construido", decía Reding en marzo. Desde entonces todo parece haber ido a peor para Europa, pero también desde entonces se puso en marcha esta idea que hoy se materializa en Cádiz en un esfuerzo desesperado por salvar a Europa a través de los ciudadanos. Buena es Viviane cuando se pone.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios