tecnología

Hyperloop: El futuro también pasa por Cádiz

  • El martes se presenta ante todo el mundo en la fábrica de Carbures en El Puerto la primera cápsula del tren que apadrina el dueño de Tesla

Dentro de 10, 15 o 20 años, cuando alguien se suba en una estación de tren en Madrid y llegue a París en dos horas, pocos se acordarán de Cádiz. Muchos pensarán en los viejos cómics de ciencia ficción que aventuraban cosas parecidas a mediados del lejano siglo XX.

¿Por qué Cádiz? Porque en uno de sus municipios, en El Puerto, hay una fábrica, de la empresa Carbures, donde desde hace meses se trabaja en un proyecto que hoy es algo más que ciencia ficción y que, de hacerse realidad, dentro de dos o tres décadas será tan habitual como volar ahora en un A380. Allí, en Carbures, en la planta de Tecnobahía, este martes se celebrará lo que ellos mismos han calificado como "presentación mundial". El martes se verá por primera vez en todo el mundo la cápsula en la que esos ciudadanos venideros se sentarán dentro del Hyperloop, un tren que será capaz de viajar a 1.000 kilómetros por hora.

En ese escenario se fabricarán las cápsulas de máxima seguridad del "tren del futuro" (así lo denominan) que circularán por tubos sensorizados. Carbures es el único fabricante español que trabaja en este proyecto. Fue contratada por Hyperloop como fabricante, tanto de los tubos como de las cápsulas, por sus más de 15 años de experiencia y su capacidad tecnológico-industrial en la fabricación de piezas de avión en materiales compuestos para el sector aeroespacial, uno de los más exigentes del mundo.

Otro dato importante. De un tiempo a esta parte, el concepto Hyperloop está de moda. Si bien es cierto que el de Carbures fue el primero, no es el único. El de la empresa gaditana es el que está avalado por Elon Musk, el dueño multimillonario de Tesla. El segundo, para el que hace pocos meses se anunció que Andalucía tendrá también su importancia, es el que será desarrollado por el Administrador de Infraestructuras Ferroviarias, Adif, y la compañía Virgin Hyperloop One. Tendrá su banco de pruebas en la provincia de Málaga.

Con el suyo, Carbures lleva más de un año trabajando para Hyperloop en la planta de Tecnobahía, en El Puerto. Esto, como ha explicado la empresa, es un "hito tecnológico extraordinario de esta compañía que, una vez más, ha demostrado su capacidad de innovación y su conocimiento en proyectos pioneros y globales".

Este fue el primer contrato de Carbures con Hyperloop, logrado mediante la división de Aerospace & Defense de Carbures, a la que Hyperloop adjudicó el pasado año la fabricación de las cápsulas en fibra de carbono. Esa cápsula, que se presentará el martes, tendrá una capacidad para 40 pasajeros como máximo, medirá unos 30 metros y contará con un diámetro de dos metros y medio.

Pero no es la única parte de este tren que fabricará Carbures. La compañía ya anunció el pasado mes de marzo la firma de otro contrato (en esta ocasión, a través de su división Civil Works), con Hyperloop por un importe de 2,8 millones de euros para desarrollar el prototipo del tubo por el que viajará su tren futurista que unirá Dubái con Abu Dabi. Se trata del desarrollo integral, desde el diseño, ingeniería, tecnología y fabricación, del prototipo de tubo de composite por el que, a modo de vía, circulará la línea Dubái-Abu Dabi de este tren futurista.

El prototipo tendrá una longitud total de 700 metros y estará dotado de "miles de sensores inteligentes con capacidad para transmitir información a una central receptora con la que se controlará y facilitará la seguridad de la instalación", explicó la compañía.

En principio, toda la labor de ingeniería para esta segunda parte del proyecto del tren supersónico se desarrollará en la fábrica de Carbures en México, mientras que la construcción del tubo que será el prototipo saldrá de la factoría gaditana. Para lograr este contrato, Carbures informó ayer de que ha competido durante seis meses en un proceso de selección con otras cuatro empresas, "que proponían la fabricación del ducto con acero, y ha resultado adjudicataria del proyecto por su ingeniería y capacidad tecnológica-industrial de fabricación de estructuras en materiales compuestos".

El presidente de Carbures, Rafael Contreras, subrayaba entonces que este segundo contrato para el Hyperloop supone "un espaldarazo a la capacidad tecnológico-industrial 4.0 de la compañía para los procesos de fabricación de estructuras sensorizadas de última generación. Como compañía tecnológica española es muy gratificante que estemos tan bien posicionados en un proyecto de vanguardia, único, y de la importancia de este en todo el mundo", resaltó.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios