Provincia

La Junta aprueba el hotel de lujo de Algar después de tres años de trámites

  • El proyecto del Tajo del Águila incluye un hotel de 60 habitaciones y 30 casas rurales · La sociedad promotora, liderada por Hace, subraya la dificultad del momento y estudiará el desarrollo del plan por fases

Comentarios 1

El proyecto para construir un complejo hotelero de lujo en el Tajo del Águila, en el término municipal de Algar, consiguió ayer la aprobación definitiva de la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio y Urbanismo, y superó de esta forma el última escalón de una tramitación administrativa que se ha prolongado durante más de tres años en los despachos de la Junta de Andalucía.

El proyecto Aguas de Algar fue presentado a mediados de 2006 por una sociedad de inversores españoles y belgas en torno a la figura del hotelero Jan de Clerck, propietario de la firma Hoteles Andaluces con Encanto (Hace). El plan contemplaba la transformación del alojamiento rural Tajo del Águila, un extraordinario paraje a orillas del embalse de Guadalcacín en el que existe una treintena de casas y cabañas, en un complejo turístico de cuatro estrellas con un hotel de alrededor de 60 habitaciones, un centro de spa, un salón de convenciones, y otras treinta casas más explotadas en régimen hotelero.

De Clerck, que tiene cinco hoteles en la provincia, se volcó en el proyecto y declaró su intención de construir "un hotel único en el interior de Andalucía", centrado en el turismo de naturaleza y capaz de entrar en los catálogos de los intermediarios europeos. Sin embargo, este empuje inicial chocó con retrasos provocados por el cambio de gobierno en el Ayuntamiento de Algar en las elecciones de mayo de 2007, con dificultades técnicas de los propios promotores y con la lentísima y compleja tramitación en la Administración andaluza que finalizó ayer, con pie y medio en 2010, y en plena crisis económica.

"La aprobación de la Junta es una noticia magnífica para el proyecto, aunque ahora los tiempos son muy difíciles para todos", admitió ayer Stefaan De Clerck, consejero delegado de Hace. El empresario informó de que los socios de Aguas de Algar tendrán que reunirse en las próximas semanas para decidir cómo afrontar el desarrollo del plan, que ha perdido su carácter de prioritario.

"Hay varias opciones. Construir las tres fases de forma simultánea, es decir, el hotel, las nuevas casas y el aula de naturaleza que servirá como centro de convenciones, o ir desarrollando las fases una a una. Es algo que debemos estudiar con los accionistas aunque, a priori, no hablamos de un desarrollo inmediato", expuso De Clerck. En el horizonte del plan, además de algunos trámites municipales, están una inversión cifrada en 13 millones, al menos un año y medio de obras, y la expectativa de generar medio centenar de empleos.

Hace ya gestiona el complejo rural Tajo del Águila, de propiedad municipal, y aguarda el desarrollo del proyecto para impulsar el negocio y revitalizar la economía del entorno. Antes, según adelantó Stefaan De Clerck, abrirá en las instalaciones una escuela de hostelería orientada a la Sierra de Cádiz. El centro servirá para formar a los profesionales de la comarca y de la propia cadena andaluza, que busca ahora el respaldo de las administraciones públicas para su lanzamiento.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios