Provincia

La Junta rectifica otra vez y tumba el plan turístico de la playa de Mangueta

  • La Administración deshace los cambios que introdujo en Plan de Ordenación de La Janda y declara el tramo de la costa de Vejer espacio protegido · También retira dos proyectos en Barbate, pero éstos siguen otra vía

Comentarios 1

a Junta de Andalucía rectificó ayer por segunda vez en el último año su postura sobre el futuro de la playa de Mangueta, en Vejer, al declarar este espacio Área Protegida de Interés Territorial y acabar de un plumazo con los planes de desarrollo urbanístico defendidos por el Ayuntamiento para la zona. En Mangueta no se podrá construir, después de una modificación impuesta in extremis por los técnicos de Ordenación del Territorio en Sevilla, para indignación del Consistorio vejeriego y para satisfacción de los que abogan por la máxima preservación del litoral.

Para entender los vaivenes de la Administración en este caso, basta recordar los hechos: en agosto de 2009, la Comisión Provincial de Ordenación de Territorio (CPOTU) declaró la playa espacio protegido en la planificación subregional de La Janda (el POT, Plan de Ordenación del Territorio de la comarca). Entendía que este tramo de costa debía quedar libre de edificaciones para aliviar la carga urbanística de la costa. En junio de 2010, la misma Comisión cambió de opinión al estimar las alegaciones de Vejer, y declaró la playa Área de Oportunidad Turística en el planeamiento de La Janda. El documento también fue aprobado por la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio Andaluz (COTUA), máxima instancia urbanística de la Junta, y quedó a expensas de su último trámite administrativo en el Consejo de Gobierno.

La Junta informó de que el contenido del POT era definitivo, pero es obvio que no lo era. Ayer, la misma comisión que había aprobado la urbanización de Mangueta, volvió a blindar la zona.

Fuentes de la Administración explicaron que un informe jurídico instó, en última instancia, a eliminar los cambios introducidos en el POT durante la fase de alegaciones, es decir, la inclusión de las Áreas de Oportunidad Turística en Mangueta, el Següesal y el Bujar (las dos últimas, en Barbate). El informe señalaba que la inclusión de estos tres ámbitos representaba “una modificación sustancial que altera el modelo del Plan Territorial de La Janda, por lo que mantenerlos hubiese requerido abrir otro periodo de información pública del texto que implicaría amplios retrasos en su aprobación”.

La Administración ha tardado nueve meses en adoptar esta decisión a causa de las disputas internas sobre el contenido de la planificación jandeña. Mientras desde Cádiz se presionaba para la aprobación del texto elaborado en los dos primeros años de legislatura, el equipo de Josefina Cruz (consejera de Ordenación del Territorio desde octubre de 2010) se negaba a dar el visto bueno al documento. La Consejería consideraba el plan muy desarrollista para una zona que ya tiene proyectos turísticos y hoteleros aprobados (Trafalgar y Malcucaña–El Palmar, como ejemplos), y carente de garantías jurídicas por las notables modificaciones incluidas, por la puerta de atrás, en en el periodo de alegaciones; proyectos de notable carga urbanística en proximidades de espacios protegidos y Parques Naturales.

El equipo de Cruz instó a devolver el documento a su formulación inicial, la de 2009, y ésa fue la posición rubricada ayer por la Comisión Provincial de Ordenación del Territorio, con el único voto negativo del Consistorio de Vejer, cuyo alcalde, AntonioVerdú (PSOE), amenaza con impugnar el plan.

Mangueta se extiende a lo largo de un kilómetro y es una de las últimas playas vírgenes de la Costa de la Luz. No tiene construcción alguna, es poco visitada y resulta difícilmente accesible. La playa está situada entre los desastres urbanísticos de El Palmar y Zahora (ya en Barbate), donde han proliferado miles de viviendas ilegales fuera de control durante las dos últimas décadas ante la pasividad de las administraciones públicas.

Vejer mantiene desde hace años perspectivas de desarrollo en esta segunda zona, tal y como recoge el avance de su Plan General de Ordenación Urbana, que fue presentado en 2007  y desde entonces aguarda la aprobación del POT para continuar su tramitación. En Mangueta, cuyos suelos son propiedad mayoritaria de Caixa Catalunya, se proyectaban zonas residenciales y unas 1.200 plazas hoteleras. Los primeros 500 metros de litoral estaban reservados para un campo de golf, pero Vejer desistió de este proyecto en 2010 y la zona quedaba reservada como espacio libre. Tras la decisión de ayer, todo será espacio libre. “Si Vejer quiere desarrollos urbanísticos en esta zona, podrá tramitarlos en su Plan General pero siempre en la zona de detrás de la carretera”, apuntaron ayer fuentes de la Junta.

Los dos proyectos de golf, viviendas y hoteles de Barbate excluidos del Plan, el de Bogaris junto a La Breña y el de la familia Mora–Figueroa en El Bujar, junto al río Barbate, tienen otro recorrido administrativo para salir adelante a través de su declaración como Proyecto de Interés Turístico (PIT). Ambos están en trámites. Por eso, el regidor barbateño, Rafael Quirós (PSOE), votó ayer a favor del POT. “Con lo que tenemos, nos dam

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios