El Liceo triunfa con los debates Elocuencia en las aulas

  • Los grupos de debate se toman cada vez más en serio en la educación. En La Isla, el Liceo acaba de conquistar el Encuentro de Jóvenes Promesas

El grupo del LIceo Sagrado Corazón que ha ganado el Encuentro de Debate ‘Jóvenes Promesas’. Manuel Parody, Iñaki Gil, Paula Barba y Raúl Soriano. El grupo del LIceo Sagrado Corazón que ha ganado el Encuentro de Debate ‘Jóvenes Promesas’. Manuel Parody, Iñaki Gil, Paula Barba y Raúl Soriano.

El grupo del LIceo Sagrado Corazón que ha ganado el Encuentro de Debate ‘Jóvenes Promesas’. Manuel Parody, Iñaki Gil, Paula Barba y Raúl Soriano. / Román Ríos (San Fernando)

Hablar en público es algo que cuesta a la mayoría de la gente. No es fácil exponer con claridad ideas, defender argumentos, refutar opiniones, convencer a un auditorio... Y menos aún para los más jóvenes, normalmente menos duchos a la hora de tener que vérselas con un auditorio. Pero hay cada vez más centros educativos que son conscientes de la importancia que tiene el viejo arte de la oratoria, que va ganando cada vez más peso a través de los grupos de debate.

El Liceo Sagrado Corazón de San Fernando es uno de estos convencidos. Los profesores Jesús García y Maleni Foncubierta, del departamento de Lengua y Literatura, son los responsables de toda esta historia que lleva ya tres años en marcha aprovechando recreos y horas libres.

Y lo cierto es que no les va nada mal. Tanto que cuatro de sus alumnos de primero de Bachillerato se han alzado con el primer premio del Encuentro Nacional de Debate 'Jóvenes Promesas' que hace un par de semanas se celebró en Sevilla. El equipo integrado por Iñaki Gil de Bernabé, Paola Barba, Manuel Parody y Raúl Soriano se impuso además sin muchas dificultades a centros –públicos, privados y concertados– de toda España: Zaragoza, Murcia, Cádiz, Sevilla, Málaga, Fuengirola, Alicante, Sevilla, Almería, Córdoba, Peñarroya, Aguilar del Campo, Jaén, Valdepeñas, Madrid y La Rioja. En total, participaban unos 80 alumnos. Y el tema que los isleños llevaban a este encuentro –el que tenían en la fase provincial que el centró ganó el año pasado– no era nada fácil: ¿Se deben incluir los costes medioambientales en la producción de bienes y servicios?

"Pero no se trataba del modelo de debate tradicional", aclara Iñaki. "Era lo que se denomina un debate cooperativo. Nosotros llevamos el tema de los costes ambientales pero a través de distingos grupos y de distintas mesas hay que relacionarlo con otras problemáticas: la sanidad, la educación, la tecnología... No se trataba tanto de un debate a favor o en contra para convencer al contario. Es decir, en cada mesa, con las propuestas de los grupos tenías que llegar a una propuesta común para solucionar la problemática planteada, en este caso de medio ambiente, que es lo que nos tocó a nosotros".

"Aprendes muchísimo, aprendes a abrir tu mente cuando te encuentras con argumentos que no compartes"

Claro que la refutación, el debate en sí, viene implícito en el mismo funcionamiento de los grupos y mesas a la hora de defender cada uno sus propuestas. En la mesa de Iñaki –explica– tocó el controvertido tema de la contaminación del mar a causa de los plásticos. Había que elaborar una propuesta –una solución– a partir de la educación. Por cierto, que este alumno del Liceo fue además uno de los "líderes" seleccionados, con lo que el centro isleño se llevó la puntuación más alta.

Los temas siempre son de actualidad y, habitualmente, polémicos. Se han llegado a plantear –recuerda el profesor Jesús García– cuestiones como la devolución de competencias autonómicas al Estado, abrir las fronteras a inmigrantes en casos de emergencia o la concienciación de la juventud hacia la violencia de género. "Hay temas que no son nada fáciles", reconoce. Sobre todo porque, según el mecanismo de estos debates, uno se prepara a conciencia "pero hasta dos minutos antes no sabe si vas a tener que hablar a favor o en contra".

"Ser buen comunicador, saber hablar y convencer, será clave en el futuro"

"Hay que conocer el tema sin que importe tu punto de vista. Tienes que preparar los argumentos, a favor y en contra, y saber también como unirlos", explica Paola. "En realidad, no solo se trata de hablar en público y de hacerlo bien. Tienes que convencer al que tienes delante, que además tiene la posibilidad de hacerte preguntas, que normalmente son bastante comprometidas. Hay que tener la agilidad de contestarle al segundo", apunta.

"Yo aprendo muchísmo", dice Raúl junto a Manuel al referirse también a la forma en la que se preparan los temas antes de los debates. "Son normalmente temas difíciles, como el de la concienciación de los jóvenes con la violencia de género. Uno aprende a abrir su mente al encontrarse con argumentos y opiniones que a lo mejor son todo lo contrario de lo que uno piensa, pero que puede que tengas que defender".

Paola, de hecho, está convencida de las ventajas que de cara al futuro le depararán estos debates en un mundo en el que la comunicación cada vez cuenta más: "Creo que una empresa buscará a buenos comunicadores, a personas que sepan hablar y convencer al resto.No sirve de nada tener buenas ideas sino sabes exponerlas en público".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios