Provincia

Medusas gigantes en Getares

  • Los bañistas se topan con varios ejemplares de una especie cercana a la Cyanea con una campana de más de 70 centímetros

Las llegadas de medusas a la costa de Algeciras, impulsadas por el viento de levante, han sido constantes durante todo el verano hasta ayer mismo. Las hay de diversos tipos y todas muy molestas para los bañistas, pero ninguna del tamaño de las que se han detectado en este final de la temporada de playas en Getares.

El pasado miércoles, una socorrista de la ensenada algecireña saltó de su asiento cuando atisbó la llegada de un ejemplar gigante que se alojó en la orilla al ritmo de las olas. Muy pronto se formó un revuelo considerable en torno al animal, que presentaba tres orificios y medía más de 70 centímetros en la campana. Los tentáculos superaban con creces el metro.

La enorme medusa no sólo asombró a los niños, que se arremolinaran sin atreverse a acercarse, sino a muchos adultos que dijeron no haberla visto en esa playa nunca. Según los expertos consultados por este redacción es complicado determinar el tipo del que se trata puesto que una vez muertas, y sobre todo fuera del agua, se deforman y pierden el color, pero todo indica a que se trata de una del género Cyanea, donde se encuentran las más grandes del mundo. Entre ellas está la Cyanea Capillata, conocido popularmente como Melena de León y que ya ha sido observada otras veces en el Estrecho. En octubre de 2009, unos pescadores ceutíes capturaron una de 20 kilos que dobló un anzuelo especial.

El verano en Algeciras y otras zonas del Estrecho y el litoral mediterráneo ha estado plagado de medusas, tal y como vaticinaron los expertos a la luz de las condiciones climatológicas y la falta de depredadores como peces y tortugas. No recuerdan los especialistas tantos enjambres durante tantos días consecutivos. "La incidencia humana está detrás. Se ha roto el equilibrio ecológico depredador-presa, ya que han disminuido las poblaciones de peces pelágicos, como la sardina, el boquerón o el jurel, las cuales se alimentaban de las larvas de medusa", explicaba en agosto Juan Jesús Martín, experto del Aula del Mar, en declaraciones El Mundo.

Los biólogos ven en las tortugas marinas "el único depredador" que puede atacarlas cuando estas son adultas. "Sin embargo, su población ha disminuido por la contaminación: se han encontrado ejemplares muertos con más de dos kilos de bolsas de plástico en sus estómagos al confundirlas con medusas".

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios