Provincia

Navarra y El Puerto estrechan sus lazos gracias a la Feria

  • La amplia representación municipal desplazada hasta Pamplona fue agasajada con una recepción oficial en el Salón del Trono de la capital de la comunidad foral

El gesto con el que El Puerto ha estrechado sus lazos con la Comunidad Foral de Navarra, dedicándole la Feria de Primavera y Fiesta del Vino Fino de este año, fue celebrado ayer en Pamplona por los representantes políticos del Gobierno navarro y del Ayuntamiento de El Puerto.

Hasta la capital de Navarra se desplazó una comitiva portuense, encabezada por el alcalde, Enrique Moresco, y el concejal de Fiestas, Millán Alegre, acompañados por una decena de empresarios del sector turístico y hostelero de la ciudad (representantes de Romerijo, Bar Jamón, Osborne, la agencia de viajes Barros y Arenas, y varios hoteles de la ciudad). No en vano, la dedicatoria de la Feria a diferentes regiones españolas tiene un claro componente de promoción de la imagen de El Puerto y sus virtudes, y para ello, por la tarde, se celebró un encuentro (técnicamente, un workshop) entre empresarios.

La jornada se inició con una visita cultural guiada por las calles de Pamplona (Iruña en euskera), recorriendo los puntos más característicos de esta antigua ciudad fundada por los romanos en el 74 antes de Cristo: los restos de sus viejas murallas, la catedral gótica con fachada neoclásica o las calles por donde corren los toros hasta la plaza de Toros durante los días en que se celebran las fiestas de San Fermín.

La recepción formal por parte de las autoridades navarras (representadas por el consejero de Relaciones Institucionales, Alberto Catalán y la directora general de esta consejería, Dolores Eguren) se llevó a cabo, a media mañana, en el deslumbrante Salón del Trono, en las dependencias del Gobierno de Navarra, donde se encuentran las cadenas que aparecen en el escudo de la comunidad. Se dice que en 1212, tras la batalla de las Navas de Tolosa, el rey navarro Sancho VII el Fuerte se quedó con las cadenas que rodeaban el campamento del rey musulmán después de romperlas con su propia espada.

En esta estancia, según explicó el consejero de Relaciones Institucionales y portavoz del Gobierno de Navarra, se han vivido "importantes episodios de la historia milenaria de Navarra", y se suele emplear para ensalzar los actos más representativos y para recibir a personalidades ilustres. Es decir, un honor para El Puerto y para su fiesta grande.

Siguiendo un firme protocolo, el primero en hablar fue el consejero, quien habló de los puntos en común que existen entre esta comunidad norteña y el municipio gaditano: además de que "compartamos una vocación de pertenencia a España", destacó la acogida que tuvieron muchos navarros comerciantes que llegaron a El Puerto en el siglo XVIII, y que luego crearían hospitales y casas de acogida, subrayando de esta manera el "carácter solidario del navarro". Igualmente mencionó, y esto no se le escapa a nadie, que ambas tierras tienen una forma muy especial de vivir las fiestas tradicionales: la feria de Pamplona cuenta con unos de los espectáculos más reconocidos internacionalmente: los encierros de San Fermín.

El alcalde, en su turno de palabra, sumó al listado de elementos comunes de ambos pueblos aportados por el portavoz navarro un par de apuntes que a éste se le habían pasado: la tradición taurina y la pasión por el vino y toda su cultura. Moresco hizo hincapié en la compatibilidad que tienen los caldos de cada tierra si se combinan, por el hecho de que los vinos de El Puerto son de aperitivo y los de Navarra de mesa.

El primer edil portuense finalizó su discurso remarcando que "los lazos que existen entre Navarra y El Puerto se intensificarán aún más una vez acabe la Feria". Acto seguido, el portavoz navarro entregó al alcalde la bandera foral que ondeará a finales de este mes en el recinto ferial de Las Banderas.

El consejero de Relaciones Institucionales agradeció en nombre de su tierra la dedicatoria portuense y su invitación para acudir, con caseta propia, a la Feria de Primavera. Igualmente, Moresco también agradeció a los navarros el trato recibido así como su aceptación para participar en la fiesta portuense.

Tras la recepción, las autoridades navarras ofrecieron a la delegación portuense un aperitivo donde, el presidente de la comunidad, Miguel Sanz, pudo conversar unos minutos con el alcalde, pues la agenda no le permitió estar presente en el resto de actos programados.

Al igual que el aperitivo y la visita cultural guiada por Pamplona-Iruña que se realizó por la mañana, el almuerzo en un conocido restaurante pamplonés, Casa Manolo, también fue dispensado por cortesía del Gobierno foral, al que asistió toda la delegación portuense y los responsables de Relaciones Institucionales de Navarra. Como ya es tradicional en todas las expediciones que se realizan para la presentación del cartel de la Feria, la comitiva despidió el almuerzo entonando la clásica copla de Paco Alba dedicada al Vapor de El Puerto.

Ya por la noche, a las nueve, y en el hotel Iruña Park, donde se alojaba toda la comitiva portuense, se descubrió el cartel oficial de la Feria, obra del pintor Juan Herrador que hasta anoche, y desde que el Ayuntamiento le encargó el trabajo, había estado siempre oculto a la vista del público.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios