Provincia

Nuevo colapso en las comisarías con 900 rescatados en el Estrecho

  • Fuerte aumento en las llegadas en las últimas 72 horas

  • Los calabozos están llenos y el cupo de repatriaciones permitido por Marruecos es insuficiente para ejecutar las órdenes de expulsión

Un guardia civil da instrucciones a varias de las personas rescatadas en la mañana de ayer, en el Puerto de Algeciras. Un guardia civil da instrucciones a varias de las personas rescatadas en la mañana de ayer, en el Puerto de Algeciras.

Un guardia civil da instrucciones a varias de las personas rescatadas en la mañana de ayer, en el Puerto de Algeciras. / erasmo fenoy

Comisarías colapsadas, personal insuficiente y medios limitados. Los déficits del sistema de recepción y acogida de los migrantes que son rescatados han vuelto a salir a la luz después del fuerte aumento de llegadas que las costas andaluzas está registrando desde el pasado fin de semana. Más de 2.000 personas han sido rescatadas en las costas andaluzas desde el sábado, casi 900 de ellas en el Estrecho de Gibraltar, y los centros policiales de la provincia de Cádiz tienen sus calabozos repletos.

En el caso del Estrecho, solo ayer fueron rescatadas 580 personas, la inmensa mayoría de origen magrebí. Según está configurado el sistema de recepción y acogida de los migrantes, estas personas son desembarcadas en el Puerto de Algeciras y trasladadas a los calabozos de la Policía Nacional para su identificación y tramitación de la orden de expulsión. Al contar España con acuerdo de repatriacion con Marruecos y Argelia el objetivo de esta medida es la devolución a sus países de origen. En el caso de las personas de origen subsahariano, el desembarco se produce en el Centro de Atención Temporal a Extranjeros de San Roque, donde también se les identifica y tramita la orden de expulsión, pero desde donde son derivados a los dispositivos de acogida gestionados por ONG con la certeza de que no hay posibilidad material de ejecutar esa orden.

Al ser la mayoría de los llegados magrebíes su destino son los calabozos. Y estos están ya saturados en toda la provincia. En Algeciras, 120 personas llenaban ayer el espacio existente a la espera de ser identificadas y, denuncian desde el SUP, solo dos funcionarios tenían que atender a ese más de un centenar de personas. En La Línea, los 25 internados sobrepasaban las plazas disponibles, además de las detenciones habituales. Y en toda la provincia se repetía la saturación.

Los agentes no dan abasto para cumplimentar los trámites policiales y aunque los cubran se encuentran con otro problema: en la actualidad solo se están repatriando a Marruecos a cinco personas diarias desde Algeciras, mientras que "antes se llevaba a diez o quince", denuncian desde dentro. No hay posibilidades de ejecutar de forma efectiva la expulsión, por lo que, admiten fuentes policiales, a las 72 horas hay que dejar en la calle a las personas identificadas con su orden de expulsión. Y así es muy fácil que se les pierda el rastro. En la práctica están quedando libres igual de las personas de otros países sin convenio.

Ese colapso tenía ayer su reflejo en el Puerto de Algeciras. En las cubiertas del remolcador María Zambrano y la Guardamar Concepción Arenal más de 400 migrantes esperaban al sol a que se decidiera su futuro. A las 6:35 había llegado el primer contingente de la madrugada, 230, solo una mujer. A lo largo de la mañana fueron encontradas otras 229 personas, entre ellas dos menores. Todos ellos aguardaban a primera hora de la tarde vigilados por una veintena de guardias civiles y atendidos por personal de Cruz Roja que les daban ropa limpia y hacía un primer chequeo de su estado de salud.

Los problemas se repetían ayer en el Mar de Alborán. En esa zona se rescató ayer a 303 personas y se repetían las voces de alerta por el colapso del sistema de acogida. El SUP de Almería denunciaba la situación en la que se encuentra el centro de atención temporal de extranjeros del puerto pesquero de Almería. Desde la organización señalaban a Europa Press que los módulos se encuentran "prácticamente desbordados" por los rescatados en los dos últimos días a pesar de que estos "no tienen las condiciones más idóneas".

También a Fuerteventura llegaron migrantes: 31 fueron rescatados cuando viajaban a bordo de una lancha neumática en aguas próximas al faro de La Entallada, en el municipio de Tuineje, y otros llegaron a tierra.

Las miradas de todos aquellos que trabajan con la inmigración se vuelven ahora hacia Marruecos y las últimas demandas formuladas sobre la necesidad de reforzar la cooperación europea para contener la marea migratoria. El aumento en la llegada de pateras se produce en paralelo a la reclamación, no casualmente según muchas fuentes, y desde Marruecos se lanzaba ayer un comunicado para remarcar el trabajo realizado en su costa. Así, las autoridades marroquíes informaban de que efectivos de la Marina Real habían interceptado el pasado fin de semana 31 pateras que transportaban a 615 emigrantes irregulares en las aguas del Mediterráneo.

Las Fuerzas Armadas Reales de Marruecos precisaron que algunas de estas embarcaciones se encontraban en dificultades, por lo que la intervención de la Marina permitió la salvación de sus ocupantes. "Todos estos candidatos a la migración ilegal fueron trasladados ilesos a los puertos marroquíes y muchos de los barcos que los transportaban se hundieron debido a su estado deteriorado",dicen.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios