Provincia

Olvera vivirá la primera moción de confianza en la provincia de Cádiz

  • El alcalde, Fernando Fernández (IU), recurre a este procedimiento para aprobar los presupuestos tras dos años siendo prorrogados por el rechazo de la oposición

El alcalde de Olvera, Fernando Fernández (IU), planteará la próxima semana al pleno municipal una cuestión de confianza vinculada a la aprobación de los presupuestos, que están paralizados desde hace dos años por el rechazo sistemático de los dos partidos de la oposición, el Partido Socialista (PSOE) y el Partido Popular (PP).

La votación de la moción se llevará a cabo en un pleno extraordinario que se fijará para el próximo martes o miércoles. Será ésta la primera moción de confianza que vivirá la provincia de Cádiz desde la reforma de la Ley Electoral aprobada hace ahora 10 años.

Si Fernández, que gobierna en minoría, no consigue los votos suficientes para superar esta cuestión de confianza, se abrirá un plazo de un mes para que la oposición municipal pueda presentar una moción de censura que, de prosperar, arrancaría del sillón de la Alcaldía al actual regidor. La baza con la que juega el alcalde olvereño es que en la oposición están reunidos el PSOE y el PP y, a priori, parece bastante complicado que ambas formaciones se pongan de acuerdo para forzar un relevo en la Alcaldía.

Así, la propuesta de presupuestos municipales presentada por el gobierno olvereño será aprobada bien si Fernández sale airoso de la moción de confianza o bien si la pierde y la oposición no presenta la moción de censura en los 30 días posteriores al pleno que se celebrará la próxima semana.

Desde las filas de IU se explica que con este recurso legal pretenden superar la situación que arrastra el Ayuntamiento, que lleva desde 2007 con los presupuestos prorrogados. La formación izquierdista, con cuatro de los 13 concejales de la Corporación, apunta que con este panorama de las cuentas no tiene la suficiente capacidad de maniobra en la gestión municipal.

El regidor olvereño se someterá a la confianza del pleno amparándose en el artículo 197 bis de la Ley Orgánica 8/1999, de 21 de abril, del Régimen Electoral General. En caso de que el PSOE -que cuenta con seis concejales- y el PP -que tiene tres- no se pusieran de acuerdo en materializar esa posible moción de censura en el mes siguiente, la ley determina que automáticamente se entenderá otorgada la confianza al alcalde y, por tanto, el presupuesto para el ejercicio de 2009 quedaría aprobado.

Cabe recordar que el PSOE fue en las últimas elecciones municipales la lista más votada. Sin embargo, el Partido Popular aupó con sus votos la investidura del izquierdista Fernando Fernández como regidor de Olvera. Ese apoyo inicial, sin embargo, no se tradujo más tarde en pacto de gobierno, con lo que IU lleva en solitario las riendas del municipio serrano. Al no permitir la entrada del PP en el gobierno, Fernández evitó que su partido propiciara su expulsión de las filas de IU.

El alcalde pedirá la confianza después de ver el miércoles cómo el PSOE, con los votos en contra, y el PP, con su abstención, echaban para atrás los presupuestos, que alcanzan los 6,5 millones de euros. La oposición se queja de que no ha habido tiempo suficiente para estudiar el presupuesto, que se los entregaron en vísperas de Navidad y que rogaron al gobierno que pospusiera el debate hasta después de este último pleno para tener la posibilidad de introducir algunas modificaciones.

La Ley Electoral recoge la cuestión de confianza vinculada a la aprobación o modificación de cuatro aspectos: los presupuestos anuales, el reglamento orgánico, las ordenanzas fiscales y la tramitación de los instrumentos de planeamiento general de ámbito municipal. En el caso de que la cuestión de confianza no obtuviera el número necesario de votos favorables para la aprobación del acuerdo, el alcalde cesará automáticamente, excepto en el caso de vincular una cuestión a los presupuestos, como ocurre en el caso de Olvera.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios