Provincia

Puerto Sherry depende del ladrillo

  • El desarrollo urbanístico del complejo náutico marcará su devenir en los próximos años · La empresa concesionaria considera "fundamental" el Poblado Marinero, La China y las futuras zonas comerciales

Puerto Sherry inició el pasado martes una nueva etapa en su tortuosa historia. 35 años después de que el Consejo de Ministros le otorgara a José María de Ibarra y Mendaro (conde de Osborne) la autorización para construir y explotar este puerto deportivo, la gestión vuelve a aquellos que en 1995 presentaron la quiebra de la concesionaria.

Desde el pasado martes, Marina del Puerto Santa María SA retoma el timón de Puerto Sherry. Y el primer síntoma que determinará como irá el futuro y las intenciones de la empresa concesionaria se conocerá en escasos meses. Antes de que acabe el año, Marina del Puerto SA deberá presentar un proyecto de conclusión del segundo hotel en la dársena, tal y como viene recogido en los acuerdos que en 2005 firmó con Autoridad Portuaria y Ayuntamiento.

Pero ya se han realizado las primeras puntualizaciones. El pasado miércoles, Pedro Bores (uno de los accionistas de Marina del Puerto) apuntó de que los estudios que habían realizado arrojaban que un segundo hotel en el puerto no era "interesante" para las cadenas. Por ello, se apresuró a pedir una prórroga alegando que se harán nuevos informes para analizar proyectos alternativos. Los organismos públicos mostraron su disposición a permitirle un retraso en lo acordado alegando que es necesario que todos contribuyan al desarrollo de la dársena náutico deportiva.

Otros desarrollos urbanísticos del complejo también serán un termómetro fundamental a corto plazo. Son varios los frentes. Por un lado, las zonas residenciales; por el otro las comerciales. Es decir, el gran negocio sigue sin estar en el agua sino fuera.

Bores ya dijo el pasado miércoles que el desarrollo del Poblado Marinero (en el que a día de hoy sólo hay un tercio construido) es "fundamental" para Puerto Sherry. Acto seguido, abogó por una "colaboración" con la empresa Noriega para el desarrollo residencial de La China. La declaración no es baladí, teniendo en cuenta los planes de futuro que tanto Autoridad Portuaria como la empresa concesionaria tienen para la dársena.

El Plan de Puertos (documento realizado por Autoridad Portuaria que ordena urbanísticamente todos los suelos portuarios de la ciudad) prevé un importante incremento de la edificabilidad dentro del complejo, en zonas que aún están sin desarrollar o están destinadas para la marina seca. La finalidad es la de hacer de Puerto Sherry un punto neurálgico de actividades de ocio y comerciales. Todo lo que sea un desarrollo de viviendas próximo (serán unas 700, según el vigente Plan General de Ordenación Urbana) redundará en beneficio de la viabilidad económica de los proyectos que se contemplen en la dársena.

Y además, la propia concesionaria sigue teniendo intereses en La China y el Poblado Marinero. Marina del Puerto Santa María SA ha sido absorbida recientemente por la sociedad Vértices del Puerto, cuyos accionistas son los mismos, en su mayoría, que la concesionaria de Puerto Sherry (es decir, Joaquín Rivero y Pedro Bores). En 2006, Vértices del Puerto vendió a Noriega los terrenos de La China y el Poblado Marinero por 166 millones de euros. Sin embargo, se quedó con una pequeña parte. A día de hoy, el Ayuntamiento continúa con la tramitación administrativa necesaria para que puedan comenzar a desarrollarse estas dos fincas con una edificabilidad de más de 75.000 metros cuadrados.

Ya a largo plazo, Marina del Puerto se plantea la ampliación del número de atraques del puerto deportivo. Piensa duplicar su capacidad con la construcción de una nueva zona de abrigo, una actuación de envergadura que requiere, además de una multimillonaria inversión, una serie de permisos y estudios previos de larga tramitación. Pero esta actuación y a pesar de que depende de innumerables factores y condicionantes es, según los accionistas de la concesionaria, su gran apuesta por el futuro para la viabilidad del complejo náutico.

Por otro lado, se han modificado varios aspectos formales de la concesión. En primer lugar, se ha adaptado a la normativa actual (la Ley de Puertos de 2003) por lo que Marina del Puerto Santa María SA cuenta desde el martes con una concesión demanial de autorización para prestación de servicios en la dársena. En segundo lugar, Marina del Puerto disfrutará de la concesión del puerto hasta 2030 puesto que no se le computará el tiempo que la explotación estuvo a cargo de Autoridad Portuaria. Y a esto se suma que la concesionaria ha contratado a José Luis Tejada como director del complejo, quien ha llevado las riendas del puerto deportivo desde que fue secuestrado por Autoridad Portuaria en 2001 por su antigua condición de director económico de este organismo (ha solicitado una excedencia para pasar al sector privado).

Mientras tanto, ya están en vigor los distintos convenios de pago con los acreedores del complejo. Para las sociedades y particulares incluidos en el general, tienen dos opciones de cobrar las deudas. O bien en algo más de cuatro años o mediante préstamos participativos. La deuda concursal asciende a más de 85,6 millones de euros.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios