Provincia

Renfe gestionará el tranvía

  • La Junta de Andalucía y el Gobierno central trabajan en la incorporación al servicio de la empresa pública, única autorizada para circular por la red ferroviaria nacional

Comentarios 1

La empresa pública Renfe será la encargada de la gestión y explotación del tranvía metropolitano de la Bahía de Cádiz. En su incorporación como operadora ya trabajan los técnicos de la Junta de Andalucía y del Ministerio de Fomento que forman parte de la comisión de trabajo creada en octubre para la puesta en marcha del transporte metropolitano, según confirmaron ayer fuentes de Ferrocarriles Andaluces, dependiente de la Consejería de Transportes del Gobierno regional.

Las mismas fuentes explicaron que la participación de la operadora ferroviaria se ha convertido en un imperativo técnico y legal para el correcto funcionamiento del tranvía por una cuestión decisiva: las máquinas circularán en varias partes de su recorrido por la vía convencional. "Es lo más lógico y coherente, y además hoy, la única opción dada la legislación del sector. Las conversaciones están avanzadas y deben derivar en la firma de un convenio", adelantaron las fuentes de la Administración.

El tranvía que unirá Chiclana y Cádiz, en principio, y que tiene proyección hacia Jerez en una segunda línea, entrará en la red ferroviaria convencional en la salida de San Fernando hacia la capital, en el nudo de la Ardila, y circulará sobre esta infraestructura hasta la céntrica Plaza de Sevilla.

No es una cuestión trivial: el tranvía gaditano será el primero del país en combinar su plataforma propia y la red ferroviaria, condicionante que se ha convertido en uno de los principales retos técnicos del proyecto desde su concepción. El tranvía deberá conseguir las homologaciones legales y técnicas oportunas para emplear la vía ferroviaria de ADIF -Administrador de Infraestructuras Ferroviarias-, tanto en la gestión del servicio como en el material empleado (las máquinas); y además, deberá compatibilizar su programación con los transportes de cercanías y regionales, trenes con alta frecuencia de tránsito, y también con la Alta Velocidad y las composiciones de mercancías.

La entrada de Renfe en el proyecto, siempre bajo dirección de la Consejería de Transportes, debe servir para solventar estos condicionantes técnicos y, sobre todo, para cumplir con la legislación que impide a operadores privados circular por la Red Ferroviaria de Interés General del país, al menos, hasta que se produzca la liberalización de este sector, proyectada por la Unión Europea para finales de esta década. Empresas como FCC, Acciona o Detren gestionan servicios de metro ligero o tranvía en España, siempre ajenos a la red convencional.

El experto en infraestructuras ferroviarias Miguel Ángel Matute opinó ayer que la gestión de Renfe aportará "coherencia" a la explotación del tranvía en relación con el núcleo de Cercanías de Cádiz. "Los billetes podrían ser únicos para todo el sistema, sin tener que hacer acuerdos entre compañías. Además, al entrar en el sistema ferroviario, Renfe tiene suficiente experiencia y maquinistas experimentados que cumplen todos los requerimientos de homologación para conducirlos", señaló.

En paralelo, la empresa Construcciones y Auxiliar de Ferrocarril (CAF) continúa desarrollando el prototipo de tranvía que circulará en la Bahía. El proyecto, de nuevo, tiene la peculiaridad de que las unidades deben circular como tranvía de plataforma baja en los trayectos urbanos de Chiclana y San Fernando, y con diferentes alturas de andenes en el recorrido de las estaciones de Cercanías de Cádiz. Además, deberá ser capaz de modificar su rodadura para adaptarla a la de las vías de Ancho Internacional, y será el primer tranvía de Europa con estas características técnicas.

El modelo deberá pasar un control de homologación por parte del ente público estatal Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (ADIF). A principios de 2011, CAF entregará a la Consejería de Transportes de la Junta siete trenes destinados al servicio metropolitano de la Bahía.

La fecha de puesta en marcha del servicio todavía está por definir. Las obras en La Isla, que acumulan varios meses de retraso, estarán terminadas a final de año o inicio del próximo, mientras que las de Chiclana, lastradas por conflictos políticos, han comenzado en las últimas semanas y se prolongarán dos años. 2012 es, en estos momentos, un plazo incierto para la puesta en marcha del servicio de transporte público que transformará la Bahía.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios