Provincia

UGT se desmarca de la polémica de los uniformes de las enfermeras

  • Las mujeres del sindicato en los comités de empresa de los hospitales de Pascual arremeten contra el "circo mediático" provocado por "un sector minoritario"

Comentarios 5

Representantes sindicales de UGT en los hospitales de la empresa Pascual ofrecieron ayer una rueda de prensa en El Puerto de Santa María en la que rechazaron la polémica suscitada en los últimos días en torno a la obligatoriedad de que las enfermeras lleven falda en estos centros sanitarios. Como se recordará, la denuncia partió del comité de empresa de la clínica San Rafael, en Cádiz, presidido por Comisiones Obreras. Sin embargo los responsables de UGT presentes ayer en la convocatoria, pertenecientes a los comités de empresa de los hospitales de Villamartín, El Puerto y Huelva aseguraron que la polémica ha sido originada "por un sector minoritario de empleadas de uno de los hospitales de la empresa, que han provocado un circo mediático con la colaboración posterior de algunos políticos", denunciaba Beatrice Bejerano, presidenta del comité de empresa del hospital Virgen de las Montañas de Villamartín.

Los representantes de UGT estuvieron acompañados en la rueda de prensa por una treintena de enfermeras ataviadas con el polémico uniforme. Denuncian que "mientras que el 99,7 % de los 2.000 empleados que componemos la plantilla nos hemos dedicado a trabajar como habitualmente hacemos, las trabajadoras hemos sido protagonistas involuntarias y pasivas de un lamentable espectáculo". La representante de UGT considera que en este asunto se ha manipulado a la opinión pública, "convirtiendo una sanción disciplinaria a cinco trabajadoras en un juicio contra todos nosotros". También aseguran que en ninguno de los hospitales a los que representan se paga un plus por llevar falda. Según UGT "la presidenta del comité de San Rafael ha hecho declaraciones ofensivas para el resto de las trabajadoras, que han puesto en tela de juicio nuestra moralidad y han dado pie a plantear el tema de forma morbosa". Las críticas de UGT se extienden a los políticos que estos días han entrado al trapo de la polémica, reacciones que el sindicato mayoritario en los hospitales de Pascual tacha de "demagógicas", referidas por ejemplo al supuesto peligro de contagio que puede suponer el llevar falda frente al pijama masculino. El sindicato ayer incluso una posible querella contra la secretaria del sindicato Satse, Carmen de Porres, si no se retracta de unas declaraciones en las que dijo que "se va reduciendo las dimensiones del vestuario de las enfermeras, en donde la falda sube cada vez más y el escote baja".

UGT recuerda que precisamente estos días se han reunido con la empresa para negociar un Plan de Igualdad en los hospitales, en el que alcanzarán acuerdos que sean aprobados por la mayoría de los trabajadores, incluyendo en su caso la normativa sobre los uniformes. Y es que como denunciaba ayer la presidenta del comité del hospital de Huelva, Ángela González, "en San Rafael no se convocó ni siquiera a la asamblea y los demás trabajadores de la empresa nos hemos enterado de todo por la prensa". Tanto Ángela González como el responsable del comité de empresa del hospital Santa María del Puerto, José María Manzano, calificaron además de "barbaridad" la reacción de formaciones como Izquierda Unida, que ha llegado a pedir que se retire el concierto del SAS con la empresa Pascual. "Es algo vergonzoso, no se debe pedir el cierre de hospitales a la ligera", dijo Manzano.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios