Tribunales

Condenado por abusar de una menor un pederasta que ya lo hizo con su hija

  • El hombre, vecino de El Puerto, acumula ahora una pena total de 16 años de prisión.

Sede de la Audiencia Provincial de Cádiz Sede de la Audiencia Provincial de Cádiz

Sede de la Audiencia Provincial de Cádiz / Julio González

La Audiencia Provincial de Cádiz ha condenado a siete años de prisión a un vecino de El Puerto por abusar sexualmente de una chica de 14 años a la que conoció por ser amiga de su hija. Se da el caso de que este portuense es un pederasta reincidente, pues ya había sido condenado previamente a nueve años por abusar de su hija desde que ésta tenía ocho. De hecho, tal y como se recoge en sentencia firme, el hombre llegó a hacer un trío con las dos menores

El pedófilo, que se encuentra privado de libertad, evitó la celebración del juicio en la sala de vistas de la Sección Cuarta de la Audiencia, toda vez que llegó a un acuerdo y admitió ser el autor de los hechos por los que venía siendo acusado. Así, actualmente suma una pena total de cárcel de 16 años

La sentencia, de la que ha sido ponente la magistrada María Inmaculada Montesinos, da por probado que en el año 2014 el procesado, entonces de 44 años, aprovechaba el tiempo que la víctima y su hija pasaban juntas en su domicilio para iniciar actos sexuales mediante juegos y retos de atrevimiento del tipo "atrévete a darme un beso o responde". 

El pederasta llegó a hacer un trío con su hija y la amiga de ésta, ambas menores

Según recoge la resolución judicial, este tipo de juegos y relaciones se fueron sucediendo hasta que en el mes de septiembre de 2014 el hombre comenzó una relación sentimental con la amiga de su hija, que tenía 14 años. Dicha relación se fue consolidando hasta el punto de que al poco tiempo comenzaron a tener relaciones sexuales completas. Y en el mes de marzo de 2015, la niña se fue a vivir con él a su domicilio.

La convivencia de pareja entre el adulto y la adolescente, apunta la sentencia, se prolongó hasta el 28 de agosto de 2015, cuando el acusado ingresó en prisión provisional por presuntos abusos a su hija menor de edad, abusos que quedaron acreditados por sentencia de 14 de septiembre de 2016 y por la que el pedófilo fue condenado a nueve años de prisión.

Pese a que la víctima de este caso mantuvo relaciones con el procesado "de forma consentida", se trataba de una adolescente que "no tenía la suficiente capacidad de asumir obligaciones y tomar decisiones responsables, ni para asumir las consecuencias de sus propios actos", lo que unido "a la diferencia de edad y de grado de madurez" que tenía con el adulto, "dio lugar a una asimetría de poder y control". Para el tribunal, el "consentimiento estaba viciado", es decir, el pederasta se encontraba en una situación de superioridad, lo que hacía posible que la niña "viviese los hechos como elegidos libremente".

Cuando la madre de la víctima trató de impedir la relación, la niña intentó suicidarse

La víctima, especifica la resolución judicial, es una joven con sentimientos de depresión e insatisfacción, baja autoestima, problemas familiares y dificultades para controlar la ira. Mantuvo la relación con el pedófilo sin el conocimiento de su madre. Cuando ésta se enteró de lo que sucedía, en febrero de 2015, trató de poner fin al noviazgo. Entonces la niña se autolesionó e intentó suicidarse

No consta acreditado para el tribunal que el procesado se aprovechara de estas circunstancias para estar con la menor, pero lo cierto es que la relación sentimental establecida entre ambos y el tipo de actos sexuales que realizaban, "en los que alguna vez participó la propia hija de procesado para hacer un trío", afectó a la evolución y madurez de la víctima, la cual tuvo problemas con el consumo de alcohol y vio perjudicada su relación con su madre. 

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios