Provincia

Los bandoleros de mediados del XIX toman de nuevo la Sierra

  • La lluvia no impide que miles de personas disfruten de la segunda Recreación Histórica en Grazalema y Benamahoma con la participación de todo el pueblo

El olor a pólvora en el ambiente. El sonido de los trabucos. Casas sacadas de otra época y ambientadas con aromas de 1832. Bandoleros por todas partes. Hogueras que resguardan del frío de la sierra, cuya lumbre ilumina las noches en Los Asomaderos. La cárcel, las tabernas, los Migueletes, como eran conocidos popularmente en la época los voluntarios del Rey, corriendo tras los bandoleros. Asaltos en cada esquina. Una historia de amor, traición y valentía. Y, sobre todo, un pueblo volcado para hacer sentir que estamos en otra época.

Cruzar la entrada de Grazalema es, durante estos días, cruzar el túnel que separa el año 2008 de 1832. Es, sin duda, un viaje atrás en el tiempo. 1832, José María El Tempranillo, uno de los más famosos bandoleros de la época, cabalga por la serranía gaditana, en las calles de Grazalema.

La localidad pone esta tarde el broche de oro a la segunda Recreación Histórica, con lleno absoluto en el municipio y un éxito aún mayor que el de la pasada edición, pese a la lluvia que ayer cayó en Grazalema durante gran parte del día.

Miles de personas visitan el pueblo durante este fin de semana atraídos por el encanto de esta fiesta. "Estuvimos aquí el año pasado por casualidad, y nos gustó tanto que este año hemos alquilado una casa aquí para poder estar los tres días.", cuenta Carmen, que viene desde El Puerto a disfrutar de la fiesta. Su marido, Pedro, asegura que se siente como si de verdad estuviese en la época de los bandoleros.

El lleno absoluto del municipio gaditano no ha dejado lugar alguno a la duda: la Recreación Histórica ha vuelto a ser un éxito. "Este año hay mucha gente nueva, creo que la repercusión de 2007 ha hecho que se corra un poco la voz y ha venido más gente. Y además hemos tenido mucha difusión por parte de los medios y esto ha traído a muchas personas. La verdad es que no nos quejamos, porque para las posibilidades que tiene Grazalema de albergar turismo me parece que está muy bien", afirmaba ayer la alcaldesa de Grazalema, María José Lara.

Y es que los meses de trabajo invertidos por los vecinos de Grazalema y Benamahoma están teniendo su recompensa.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios