Provincia

Una carretera del pasado

  • El tramo de la A-7 entre Algeciras y San Roque apenas ha sufrido cambios en tres décadas pero soporta un 357% más de tráfico que en 1990

  • Los atascos se suceden casi a diario

Las colas que provocó el accidente en la A-7 en el puente sobre el río Guadarranque, el pasado jueves. Las colas que provocó el accidente en la A-7 en el puente sobre el río Guadarranque, el pasado jueves.

Las colas que provocó el accidente en la A-7 en el puente sobre el río Guadarranque, el pasado jueves. / erasmo fenoy

En 1990, la N-340 entre Algeciras y Torreguadiaro dejó de ser una carretera convencional para convertirse en una autovía. En su primer año de funcionamiento, esta vía soportaba una intensidad media diaria (IMD) de 20.163 vehículos. Casi tres décadas después este tramo de la ahora denominada A-7 no ha sufrido ningún tipo de variación -excepto la mejora en las salidas y en enlace con otras vías- y soporta una IMD de 73.561 vehículos, un 357% más. Este incremento del tráfico y la falta de modernización en las infraestructuras provoca que en horas punta y en épocas como el verano la circulación sea muy complicada entre lugares tan cercanos como Algeciras y La Línea. El último ejemplo se produjo esta misma semana cuando un accidente en el puente sobre el río Guadarranque provocada el jueves colas de hasta cuatro kilómetros ante la ausencia de una alternativa.

Pero este no ha sido el único día complicado del verano, en el que los conductores han tardado algo más de una hora en recorrer trayectos que se suelen hacer en 15 o 20 minutos, sobre todo entre semana a mediodía en dirección Algeciras desde San Roque.

Los datos del Ministerio de Fomento sobre las carreteras estatales, accesibles en su web, recogen que este tramo de la A-7 es uno de los que más tráfico soporta de todo el territorio nacional. Incluso más que el entorno de Sevilla. En la comunidad autónoma solo superan los casi 74.000 vehículos que pasan al día entre Algeciras y San Roque todo el entorno de Málaga (tiene una intensidad media diaria de 148.000 vehículos), Marbella (144.000) y Granada (134.000). Pero en el resto del país tampoco es que haya muchas localidades con más tráfico. Las vías de acceso a Madrid, Barcelona, Valencia, Murcia y Santander son las únicas que superan a la carretera campogibraltareña fuera de Andalucía.

La comparación se hace más indignante teniendo en cuenta que en todos estos puntos se han mejorado las infraestructuras desde 1990, año en el que se inauguró el tramo que prácticamente a diario saca de sus casillas a más de un conductor. Solo basta con mirar por Andalucía, donde en Sevilla avanza la S-40, Málaga tiene operativa la Hiperronda desde 2010, la Autopista del Sol descongestiona a todas las poblaciones de la Costa del Sol o las autovías aumentan sus carriles y accesos a su paso por las capitales.

En la comarca aún se espera la construcción de una variante que alivie la densidad del tráfico que soporta una vía que tiene ya 28 años y a la que, excepto asfaltados y mejoras en los accesos, poco más se le ha hecho. En julio de 2009 el Ministerio de Fomento, con el Gobierno del socialista José Luis Rodríguez Zapatero, aprobó definitivamente el estudio informativo de la variante, que con 16,97 kilómetros de longitud uniría la autovía Jerez-Los Barrios (A-381), al este de la población barreña, con el enlace de El Higuerón. De esta manera se salvaría el tramo con más intensidad de circulación con una inversión de 103,5 millones de euros.

La propuesta aprobada contemplaba, desde Los Barrios, un trazado en dirección norte que giraba hacia el este para salvar con un viaducto el río Guadarranque, la carretera A-405 y la línea de ferrocarril Algeciras-Bobadilla. A continuación, el trazado bordearía el norte del embalse de Miraflores para discurrir posteriormente al sur del Pinar del Rey. A partir de este punto, el trazado gira hacia el norte para evitar la zona del Albarracín, en San Roque. La conexión con la A-7 se produce al norte del enlace de El Higuerón, entre el Cerro de La Doctora y la Sierra del Arca.

Dentro de los aspectos ambientales, el Ministerio de Fomento destacaba el paso sobre uno de los extremos del Pinar del Rey, paraje en el que afectaría a 0,41 hectáreas de las 321,5 del parque. También estaba contemplada la construcción de un viaducto de 360 metros para salvar el río Alhaja sin afectar a la Fuente de Alhaja. Los grupos ecologistas de la comarca realizaron varias protestas en repulsa de la afección al Pinar del Rey de esta variante. Se presentaron alegaciones y en 2011 el trazado se alejó unos cientos de metros del paraje.

Sin embargo, a pesar de que el proyecto está redactado, sigue guardado en un cajón y sin fecha para que se retome. En una pregunta ante la Comisión de Fomento del Congreso, el Ministerio confirmó por escrito el estancamiento administrativo y presupuestario de la obra, indicando que el futuro de este proyecto está condicionado en encontrar alternativas con un menor coste y afecciones ambientales.

A principios de este año, cuando aún gobernaba el PP, los socialistas de San Roque y Algeciras solicitaron la recuperación del proyecto. "Es una autovía que claramente se ha quedado pequeña, que está colapsada y que además ante el castigo continuado que tiene el Gobierno de España con nuestra tierra, que no realiza la Algeciras Bobadilla, hace que tengamos un tráfico pesado que colapsa la vía", indicó en febrero el alcalde de San Roque, Juan Carlos Ruiz Boix. Además, los grupos municipales del PSOE en las dos localidades presentaron sendas mociones para solicitar al gobierno que se reactivara la variante.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios