Provincia

El castillo de Arcos se abre por primera vez al público

  • El monumento, de propiedad privada, tenía el acceso restringido hasta ahora Un convenio con el pueblo permitirá visitas cuatro días al año

Comentarios 4

El castillo del Duque de Arcos abrirá sus puertas al público cuatro días al año. Es, sin duda, un hecho histórico reivindicado a lo largo de décadas por las sucesivas corporaciones municipales y por los propios vecinos, que ahora se materializará en un convenio de colaboración alcanzado ayer entre la familia propietaria de este inmueble y el Ayuntamiento arcense.

Esta emblemática fortaleza, de titularidad privada, que dibuja la fisonomía de uno de los pueblos más pintorescos de Andalucía, encaramada a una de las peñas y al borde del barranco pespunteado por el paso del río Guadalete, abrirá sus puertas al público, a través de visitas guiadas concertadas con el Consistorio. Sumarán cuatro al año, una por cada trimestre. Ampliará, así, el imaginario local de un pueblo que ha reivindicado a lo largo del tiempo, hasta con recogidas de firmas, la apertura de este inmueble declarado Bien de Interés Cultural desde mediados del siglo XX. Y es que muchas fotografías han inmortalizado el recuerdo de bodas y momentos especiales de más de un arcense, teniendo como marco sólo la puerta de acceso de esta fortaleza, casi siempre cerrada a cal y canto. En contadas ocasiones, el castillo se ha abierto en alguna jornada o para alguna visita con previa autorización. Los propietarios del inmueble, los marqueses de Tamarón, y el Ayuntamiento han acordado este convenio para la visita de las estancias principales como, por ejemplo, el patio de armas o las terrazas, documento que cuenta con una vigencia de diez años, y cinco más prorrogables. Nunca hasta ahora las puertas de este importante castillo de origen árabe, que se remonta al siglo XI, y testigo del Ducado de Arcos, se habían abierto para visitas turísticas en general, excepto las acordadas con los propios moradores, la familia Mora Figueroa.

El alcalde de la localidad, José Luis Núñez (PP), y el marqués de Saavedra, Diego Mora Figueroa, rubricaron, ayer, esta iniciativa que nace al abrigo de la celebración del 750 aniversario que Arcos prepara, este año, para conmemorar su adhesión a la Corona de Castilla. De hecho, este castillo fue conquistado en el siglo XIII (1264) por el rey Alfonso X el Sabio. Junto con la basílica menor de Santa María Menor, este monumento conforma el top más singular de la importante plaza del Cabildo, donde se asienta.

Los actuales dueños llevan con esta propiedad casi un siglo. La adquirió un antepasado, de origen inglés, ligado a la producción de los vinos de Jerez, en los años veinte del siglo pasado. Por aquel entonces, el castillo se iba a derribar y pujó por su adquisición. A lo largo de décadas, la familia ha ido arreglando las distintas estancias.

El alcalde de Arcos anunció que, a cambio del acuerdo, la institución municipal establecerá un convenio urbanístico para llevar a cabo un proyecto ambiental de mejora de la ladera que ocupa el inmueble. También reconoció que se "contemplará algún tipo de tributo sobre las áreas que compete". Núñez enfatizó que "para conseguir algo, ambas partes tenemos que salir beneficiadas". El regidor calificó de "histórico" esta apuesta porque "muchos de los alcaldes que me precedieron estarán hoy contentos porque ha sido una lucha de todas las corporaciones municipales". En este sentido, reconoció que el acuerdo está condicionado a una serie de estancias ya que el castillo es "una residencia familiar y no podemos invadir sus espacios de convivencia".

Por su parte, Diego Mora Figueroa confirmó que "la familia está contenta" con este convenio y agradeció el "respeto" por conseguir en el documento el equilibrio entre la apertura del emblemático monumento, manteniendo la privacidad de una casa familiar.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios