Agricultura

El ‘espantapájaros’ del futuro se prueba en el campo de Cádiz

  • El proyecto europeo Life Laser Fence experimenta en dos fincas agrícolas de la provincia un sistema para mantener alejadas las aves sin dañar su bienestar

Uno de los dispositivos ensayados en las fincas gaditanas Uno de los dispositivos ensayados en las fincas gaditanas

Uno de los dispositivos ensayados en las fincas gaditanas

Comentarios 2

Dos fincas de la provincia de Cádiz, ‘El Chorreadero’ en el término municipal de San José del Valle y la llamada ‘Torremesa’ en Chipiona, han albergado en las últimas semanas las pruebas de aplicación de un revolucionario sistema de control de aves para que no dañen los cultivos, conocido como "espantapájaros láser", sistema que se está estudiando ampliar para aplicarlo también a otras especies animales como ciervos, jabalíes y roedores.

El proyecto europeo llamado Life Laser Fence que desarrolla desde 2016 una tecnología de haces de luz láser para mantener a las aves alejadas de los campos agrícolas productivos sin ocasionarles pérdidas de bienestar animal. En concreto, en las fincas gaditanas se ha tenido en cuenta que el cultivo de uva de mesa en la zona de Rota, Chipiona y Sanlúcar ha adquirido una gran relevancia en los últimos años.

“Luchar contra uno de sus mayores peligros como son las pequeñas aves paseriformes es de elevada importancia –cuentan desde el proyecto–. Los resultados obtenidos han sido realmente esperanzadores, sobre todo con gorriones, una de las pequeñas aves más dañinas en la zona”.

Según ha explicado el coordinador técnico en España del este proyecto, Rafael Coveñas, las pruebas del espantapájaros “Agrilaser” , que también se han realizado en arrozales de Isla Mayor (Sevilla) del grupo Ángel Camacho Alimentación, han tenido una efectividad por encima del 85 % y su utilización puede ser “muy interesante” para este sector.

En las últimas semanas, han extendido la investigación experimental de esta técnica –ya utilizada en las pistas de aeropuertos y que funciona tanto de noche como de día– con nuevos colores de haces de luz y otras poblaciones de animales en las citadas parcelas agrícolas de Cádiz.

Los integrantes de este proyecto, que comenzó en 2016 con un presupuesto de tres millones de euros y finaliza este año, han solicitado ya a la Comisión Europea (CE) su ampliación por seis meses más para completar esta segunda fase con mamíferos y roedores.

“Los daños que producen las aves en las parcelas agrícolas a veces son muy grandes, pero no hay que olvidar la enorme cantidad de aplicaciones fitosanitarias que se realizan” en ellas y que exponen a los animales a “sufrir una contaminación en cualquier momento”, ha apuntado.

“Evitar que las aves se encuentren en las parcelas cuando se realiza un tratamiento fitosanitario es uno de los objetivos de este proyecto”, ha reiterado Coveñas, quien ha reconocido tener “una visión productivista” a la vez que apuesta porque “haya un futuro y el día de mañana vayan de la mano medioambiente y agricultura”. “El efecto colateral –ha añadido– es la mejora en la producción y en los rendimientos de las parcelas”.

El proyecto Life Laser Fence está coordinado por la Universidad John Moores de Liverpool (Reino Unido) y otros socios de Escocia, Países Bajos y España. En España, además de las pruebas realizadas por un equipo de diez personas en Cádiz y Sevilla, ligadas al grupo Ángel Camacho Alimentación, el grupo Iris ha probado el sistema láser en Lugo para evitar la entrada de mamíferos y roedores.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios