Provincia

El 'estafador de parados' se entrega en Puerto III

  • Sobre Manuel Arana pesaban varias órdenes de ingreso en prisión y estaba en busca y captura

Manuel Arana, el conocido como estafador de parados de la comarca de La Janda, ha ingresado en la prisión de Puerto II. Después de permanecer meses en busca y captura, este portuense de 35 años ha decidido poner punto y final a su aventura y entregarse en el centro penitenciario. Sobre él pesaban varias requisitorias, no sólo de juzgados gaditanos sino de otras provincias andaluzas después de haber engañado a parados a los que solicitaba dinero a cambio de trabajo.

El botín de Arana tras sus fechorías puede rondar los 100.000 euros. Esta es la cantidad que suman las denuncias recopiladas por la Guardia Civil de Benalup-Casas Viejas, que llevó la investigación, y que forman parte del procedimiento judicial que tramita el Juzgado de Instrucción número 2 de Chiclana.

Arana fue detenido por la Guardia Civil en octubre de 2015 en el parque Calderón de El Puerto de Santa María después de que casi medio centenar de desempleados de Benalup formalizaran la correspondiente denuncia contra él, acusándole de cobrar una determinada cantidad de dinero a cambio de un puesto de trabajo. Los afectados, desesperados por encontrar un empleo, afirman que pagaron a Arana 1.100 euros por un empleo fijo o, si no tenían esa cantidad, 380 euros para un trabajo de carácter temporal. Y hubo núcleos familiares que llegaron a pagar más de 3.000 euros por tres empleos. Otros llegaron a rehipotecar sus viviendas para tener acceso a este montante.

Tras su detención en pleno centro de El Puerto de Santa María, la autoridad judicial decretó la puesta en libertad con cargos de Manuel Arana.

A estas denuncias se sumaron las de varios empresarios de la comarca de La Janda que le acusaron igualmente de apropiarse de dinero a cambio de servicios que no realizó. Entre esos casos, casi todos fechados a lo largo del año 2014, destaca por ejemplo el de dos empresarios de San José del Valle que aseguran que le pagaron a Arana en varios plazos y a lo largo de cuatro meses un total de 30.000 euros para poder explotar la barra de bar de la plaza de toros de El Puerto, sin saber que el presunto estafador jamás tuvo esta concesión, y sin que mediaran contratos de por medio, estos empresarios aguardaron un tiempo pero sin ver el fruto de sus pagos.

Para colmo, en las últimas semanas la Policía encontró en casa de Arana una plantación de marihuana. Tras la presión de Guardia Civil y Policía, el estafador decidió entregarse.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios