Cádiz

La factura de las pensiones en Cádiz crece un 54% en una década

  • La provincia tiene la tasa de incapacidad laboral más alta de España

  • El Estado abona cada mes a los pensionistas gaditanos más de 203 millones de euros, 70 más que en 2008

Comentarios 15

La alarma por el estado de la caja de las pensiones en nuestro país tiene en Cádiz un ejemplo paradigmático y preocupante. El coste de las pensiones en nuestra provincia se ha disparado en una década un 54%, cuando en el total del país ese incremento ha sido del 33% y en Andalucía de un 46%. Si en el año 2008, cuando la conocida como 'hucha' de las pensiones estaba cerca de alcanzar su techo de ahorro, el Estado dedicaba a la provincia 131 millones de euros cada mes, el pasado junio, que es el último publicado por provincias, se desembolsaron 203 millones, es decir, 72 millones más. No es un dato del todo actualizado, ya que la subida de las pensiones, que supuso un incremento de 200 millones de euros en la totalidad del Estado durante el mes de agosto y que supuso un nuevo techo en el gasto, no está recogido en el dato provincial. Con un 1,6% de subida media, aunque las más bajas lo han hecho más, el incremento en Cádiz ha tenido que aproximarse a los tres millones de euros sólo por esta mejora.

Y es que en este período de tiempo Cádiz ha ganado 41.000 pensionistas de los 210.000 que han aumentado en la región. Por tanto, casi uno de cada cinco nuevos pensionistas andaluces es de la provincia. En toda España hay 1.300.000 nuevos pensionistas en este periodo, es decir, lo que es la población entera de una provincia como la nuestra. La insostenibilidad del sistema actual, con una 'hucha' de 66.000 millones que se ha vaciado en sólo seis años -2012 fue la primera vez que se utilizó-, parece ser un hecho.

9.000Incapacidades más en Cádiz en una década, una de cada cuatro de las que hubo en toda España18%Incremento Es lo que subieron la media de las pensiones que se reciben en la provincia desde 2008

Los motivos son generales y principalmente demográficos, con una población envejecida y una de las esperanzas de vida más altas del mundo. Pero aún así la provincia cuenta con algunas peculiaridades. La principal la encontramos en el apartado de las incapacidades laborales permanentes: Cádiz tiene la tasa más alta de España, algo más de tres de cada cien censados en la provincia recibe una pensión estando en edad laboral por algún tipo de problema físico o psíquico. La tasa andaluza es de un 2,4% y la nacional sólo de un 2%. Además, el importe de este tipo de pensiones en la provincia es alto, ya que la media de lo que se cobra en Cádiz está por encima de la media nacional, lo que quiere decir que hay un alto número de incapacidades totales. Una pensión media de incapacidad en Cádiz es de 960 euros al mes, cuando en Andalucía es de 868 y en España es de 941.

Las incapacidades en Cádiz, que ya venían de números altos por las soluciones que se dieron a través de esta vía a la encubierta reconversión industrial de la Bahía, se han comportado de forma muy diferente a otras provincias en estos últimos diez años. Mientras que en las dos provincias andaluzas más pobladas, Sevilla y Málaga, el número de pensionistas por incapacidad ha descendido, en Cádiz los beneficiarios han aumentado en casi 9.000 personas, pasando de 30.496 a 39.116. Sólo Huelva, pasando de 16.000 a 21.000 ha experimentado un crecimiento parecido, pero el coste es muy inferior, ya que la pensión media en esta provincia es de 715 euros al mes. En el lado opuesto estaría Almería, que tiene medio millón menos de habitantes que Cádiz, pero que sólo cuenta con 9.221 beneficiarios por incapacidad. Es una tasa que no alcanza ni el 1,3%. En diez años las incapacidades en España han aumentado en 40.000 personas, es decir, una de cada cuatro incapacidades nuevas pertenece a la provincia.

Las incapacidades de Cádiz le cuestan al Estado cerca de 38 millones de euros al mes, un 18% de la factura total de las pensiones de la provincia. En el global de Andalucía lo que se dedica del total del pago de pensiones de incapacidad es de un 11%. Es un desfase notable que convierte la provincia en una rareza del sistema.

En cualquier caso, la parte más importante de la factura total está, naturalmente, en las jubilaciones, donde sí se da el componente demográfico como principal causa de un crecimiento generalizado. Una década de jubilaciones previas a lo que será la llegada del baby boom a la edad de retiro ya muestran lo que va a ser un altísimo número de población pensionada. En 2008 en Cádiz había 84.958 jubilados, es decir, un 7% de la población total. En la actualidad en Cádiz hay 109.892 jubilados, un 9,2%. Son dos puntos más en un periodo de tiempo no tan largo y la previsión, por pura deducción vegetativa, es que estos incrementos se estrechen en el tiempo. El dato es elocuente. Ahora mismo en la provincia hay 155.000 personas con edades comprendidas entre los 55 y los 64, muchos de los cuales pasarán a ser jubilados en la próxima década. Las proyecciones que hace el INE sobre población apuntan a que en 2031 Cádiz no habría crecido de población, pero que los mayores de 65 años serían 284.159, es decir, un 23%, casi uno de cada cuatro, catorce puntos más que en la actualidad. Es una fotografía futurista demoledora del problema ante el que nos encontramos.

La progresión, además, de las pensiones, mirándolo siempre desde una perspectiva provincial, hace difícil cuadrar los números. La media de una pensión en la provincia es de 1.118 euros al mes antes de la última subida, la más alta de Andalucía y alineada con la media nacional. Esto incide en que las pensiones de viudedad y orfandad también estén por encima de la media, con 677 euros de media y 386 respectivamente. Es algo que afecta a 66.000 ciudadanos con un coste mensual para la Seguridad Social de 42 millones de euros al mes.

En estos diez años de crisis los pensionistas han conseguido evitar la congelación de sus ingresos, protegidos por decisiones políticas que miran sus caladeros de votos. En 2008 la media de las pensiones de jubilación en Cádiz era de 858 euros al mes, lo que quiere decir que en una década se ha incrementado los ingresos un 18%. Muy pocos salarios han experimentado semejante subida. De hecho, según los datos del Ministerio de Empleo, el pasado mes de febrero, por primera vez desde 2010, los sueldos de los españoles en activo subieron por encima de la inflación.

en portada

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios