Provincia

El macropantano de Guadalcacín se apresta a vivir un desembalse histórico

  • Los casi 2.500 litros por metro cuadrado registrados en Grazalema desde septiembre contribuyen a que el 'mar interior' esté ya al 95%

"El día que el embalse de Guadalcacín se llene significará que la provincia de Cádiz estará bajo las aguas". La frase, atribuida a unos de los ingenieros que hace más de 20 años proyectaron la construcción del macropantano de Guadalcacín, demuestra una cosa: que nadie pudo imaginarse jamás que el mar interior, como es conocido por los lugareños, pudiera llegar a rebosar. Pero esta posibilidad gana cada día más opciones de hacerse realidad ante el copioso año de lluvias que viene registrando la provincia y que ha conllevado que Guadalcacín, el segundo embalse más grande de Andalucía, haya superado ya su récord de llenado histórico, que databa de abril de 2010, y que esté por encima del 95% de su capacidad total de almacenamiento de agua, para lo que restan sólo algo menos de 40 hectómetros cúbico de agua.

Para entender el porqué de este llenado histórico hay que partir de una cifra: los casi 2.500 litros por metro cuadrado que se han registrado en la sierra de Grazalema en lo que va transcurrido de año hidrológico, es decir, desde el pasado 1 de septiembre. No es este, ni mucho menos, el año más lluvioso que ha vivido la provincia pero sí es llamativo que Grazalema haya superado ya su media anual de pluviometría, cifrada entre los 2.000 y los 2.200 litros por metro cuadrado. Y por delante resta aún una primavera que, al menos a priori, se ha presentado con ganas de seguir descargando agua.

Esa ingente cantidad de lluvia caída en Grazalema llega a todos lados porque ha colmatado los acuíferos -provocando incluso la resurrección de manantiales olvidados-, y ha posibilitado el aumento del cauce de los arroyos que enriquecen los ríos Guadiaro, Guadalete o Majaceite. Y la penúltima estación de gran parte de todo ese agua, antes de su desembocadura por el Guadalete, es el macropantano de Guadalcacín, que ha aumentado tanto su volumen que ya ha inundado incluso orillas en las que jamás había llegado el agua.

Pero, ¿será este año cuando rebose Guadalcacín? La pregunta que se hacen curiosos y expertos no tiene aún una respuesta clara. Los datos dicen que el marinterior ha superado ya el 95% de su capacidad total, cifrada en los 800,3 hectómetros cúbicos. Ayer había superado ya los 762 hectómetros cúbicos y estaba, por tanto, a menos de 40 de alcanzar su tope, una cantidad que, no obstante, sigue siendo considerable.

En previsión de las nuevas lluvias que aún están por llegar, el macropantano ya está desembalsando algo por sus aliviaderos de fondo, Pero lo que suelta, en torno a los 11 metros cúbicos por segundo, es apenas una tercera parte de lo que está desembalsando el pantano de Los Hurones, que roza también el 92% de su capacidad y cuya agua excedente tiene precisamente como destino, a través del Majaceite, el embalse de Guadalcacín.

En una situación en la que también están soltando agua otros pantanos como los de Zahara-El Gastor, Bornos o Arcos, y sin olvidar que las previsiones meteorológicas apuntan a que las lluvias se mantendrán más o menos constantes durante las dos próximas semanas, parece claro que aún resta mucha agua por llegar a Guadalcacín, que está ya a poco menos de un metro y medio de alcanzar su rebosadero superior.

Sea o no este año el del desbordamiento de Guadalcacín, la Junta insiste en su mensaje de tranquilidad. Porque aunque todo esto es nuevo, porque jamás se había vivido, sus técnicos insisten en la teoría de que lo que alivie el embalse, en caso de llegar a producirse, será ínfimo y no tendrá repercusión alguna.

Pero quienes previsiblemente tendrían que recibir ese aguae, es decir, los vecinos de la Junta de los Ríos y de las riberas jerezanas del Guadalete, no las tienen todas consigo. Sobre todo porque se acuerdan de aquel refrán que dice que para que haya un mayo florido y hermoso sólo hacen falta dos cosas: un marzo ventoso y un abril lluvioso. Y abril aún no ha llegado.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios