José maría vallejo director del departamento fiscal corporativo en BBVA

"La crisis ha puesto de manifiesto el interés por las políticas de ingreso público"

  • Es uno de los promotores de la Tax Global Meeting, que se desarrollará en Cádiz

  • Reunirá a expertos para debatir las estrategias de los impuestos del futuro en una economía global

José María Vallejo posa para el Diario en las instalaciones de la Confederación de Empresarios de Cádiz. José María Vallejo posa para el Diario en las instalaciones de la Confederación de Empresarios de Cádiz.

José María Vallejo posa para el Diario en las instalaciones de la Confederación de Empresarios de Cádiz. / joaquín hernández kiki

José María Vallejo llega puntual a la cita en una de las salas de reuniones de la sede en Cádiz de la Confederación de Empresarios de la provincia. El director del Departamento Fiscal Corporativo del BBVA aprovecha su última jornada antes de incorporarse a su despacho en Madrid tras unos días de vacaciones en su ciudad natal y familiar de El Puerto de Santa María.

El motivo del encuentro, hablar de la Tax Global Meeting, que se desarrollará en Cádiz el 28 y 29 de septiembre. José María y Federico Linares -Consejero Delegado de EY en España- , ambos gaditanos, promueven esta iniciativa auspiciada por la 11Mil, que cuenta con la organización técnica de la CEC. Su presidente, Javier Sánchez Rojas, y el también directivo gaditano Daniel Romero-Abreu, presidente de 'Thinking Heads', están a su vez involucrados en este proyecto que aspira a convertirse en un referente anual para expertos en fiscalidad y que viene a cubrir un nicho de oportunidad al no existir un foro de debate sobre estrategias fiscales en nuestro país.

Las grandes empresas han aparecido como culpables, como los que no pagaban impuestos"

Resulta comprensible que en dicho entorno de trabajo -el fiscal-, y perteneciendo a una iniciativa que aboga por elevar las potencialidades de Cádiz -la 11Mil-, naciera la semilla de la Tax Global Meeting: un lugar de encuentro donde plantear un debate sobre diseño de sistemas fiscales sostenibles. Los mencionados días, dice, hablarán sobre tendencias en políticas de ingresos, el papel de los impuestos, de los intermediarios y de los contribuyentes, y no con el ánimo de criminalizar el gasto público y los impuestos: "gracias a ellos tenemos desarrollo, bienestar y seguridad. Lo que no es necesariamente bueno es cualquier nivel de impuestos o cualquier forma de recaudarlos", arguye, pues "Si recaudamos, gravando más a unos que a otros, cuando tienen la misma capacidad económica, sean empresas, personas o sectores, además de cometer una injusticia, podemos afectar negativamente a la actividad económica y el empleo o incluso fomentar la evasión fiscal".

Pasa el tiempo y con las manos va guiando su discurso. Transcurridos los primeros 15 minutos de entrevista, algunas ideas aparecen y las mantiene firmes. Por ejemplo, cree que las políticas de ingresos públicos deben tener en cuenta "la realidad de la economía y la realidad del contexto global en la que esa economía actúa", y que financiar el estado de bienestar "tiene que ser compatible con el aumento de la competitividad, la creación de empleo y el desarrollo económico". Un tema -el de la fiscalidad-, sostiene, que se ha puesto de manifiesto tras la última crisis, en un intento de la sociedad por entender el conjunto de ingresos públicos, de saber quién paga impuestos y quién no y si, de alguna manera, alguno de los actores toma ventaja a la hora de tributar, sin hacer juego limpio.

En ese sentido, entiende que las grandes empresas han aparecido en la opinión pública, en algunas ocasiones, como culpables, "como las que no pagaban impuestos" y que, por tanto, generaban la supuesta falta de recursos. Algo con lo que no está de acuerdo. Por eso hablamos de uno de los impuestos que suscita más polémica entre políticos, prensa y sociedad: el impuesto de sociedades. Se trata de un impuesto que, como cuenta Vallejo, recae sobre los beneficios. Y en un contexto de crisis donde la actividad económica deja de producir, "la recaudación cae por esta vía". Entonces, "nadie se ha llevado el queso", se refería en cuestión al impuesto, sino que "en contextos de crisis, hay caídas inevitables".

Parecía razonable, al hilo del mencionado impuesto, preguntar también sobre la tributación real de estas empresas. Los datos que se popularizaron con Montoro hablan de que las empresas pagan tasas fiscales bajas, entre el 5% y el 7%. Pero en sus palabras, tal supuesto "no es cierto, porque ese dato viene de hacer una lectura metodológica incorrecta". Muchas empresas españolas desarrollan parte de su actividad en el extranjero, por la que ya pagan sus correspondientes impuestos. Y, en ese sentido, la lectura se inicia, a su entender, como creencia errónea: pensar que los beneficios de las multinacionales son beneficios generados en España, exclusivamente, sin tener en cuenta las perdidas ni, tampoco, los impuestos pagados fuera. Cuando se suman los beneficios declarados, se tiende a pensar que la matriz solo ha pagado entre el 5 y el 7%, "cuando la tasa fiscal de las empresas españolas está por encima del 20%".

Eso ha llevado a las empresas a realizar, por ejemplo, ejercicios de transparencia, declarando sus beneficios y lo que pagan en impuestos. "Ahora las empresas explican lo que pagan, cuánto y en qué países", decía José María, explicando que incluso "existe ya metodología internacinoal aceptada que mide lo que se denomina la contribución fiscal global: donde compruebas lo que, por impuestos, estás pagando en sociedades, empleo, imposiciones locales, etc.". Y toda esta precaución tiene que ver, según el directivo, con el marco general de crisis que "ha llevado a muchas medidas, contramedidas, impuestos, etc.". Al final ese marco de política "afecta a la actividad económica", y lo que se plantea, uno de los debates, es que hay que trabajar para dar a los operadores económicos "mayor certeza fiscal, con estructuras de impuestos más estables y una normativa que no cambie permanentemente". Para profundizar sobre estos temas, José María Vallejo y Federico Linares han puesto el epicentro del debate fiscal en Cádiz, a través de la Tax Global Meeting.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios