crisis humanitaria en el estrecho | el drama que no cesa

La nueva oleada de pateras trae inmigrantes de El Puerto a Los Caños

  • Casi dos centenares llegaron ayer a las costas gaditanas, en su mayoría magrebíes

  • Una embarcación llega a Valdelagrana con varios menores

  • 170 fueron llevados a Algeciras

La llegada de la patera provocó curiosidad entre los bañistas presentes en la playa portuense. La llegada de la patera provocó curiosidad entre los bañistas presentes en la playa portuense.

La llegada de la patera provocó curiosidad entre los bañistas presentes en la playa portuense. / fernández hortelano

Los mares de Cádiz trajeron ayer con la marea una nueva oleada de migrantes, magrebíes casi en su totalidad, que a bordo de varias pateras cruzaron el Estrecho en busca de su sueño.

Con las primeras luces del día se comprobó que el día iba a ser movido. La Policía Local de El Puerto de Santa María fue la primera en dar la voz de alerta a la Guardia Civil ante la llegada de una patera a Valdelagrana con entre 60 y 70 migrantes. Tras una intensa búsqueda, los agentes de la Benemérita consiguieron localizar a una veintena, que al ser magrebíes serán devueltos a su país.

Cuatro miembros de una familia fueron rescatados en una hinchable de juguete

En la playa de La Mangueta, en la zona de Zahora, llegó otra embarcación con 23 magrebíes, tres de ellos menores de edad. En este caso, todos ellos fueron detectados y detenidos al pisar tierra.

Durante toda la mañana los avisos se sucedieron. La Guardia Civil intentó ayudar a otras tres pateras que pretendían entrar por los Caños de Meca y que rechazaron su colaboración para llegar a tierra al ser conscientes de que esto supondría su expulsión del país en virtud del convenio suscrito con Marruecos.

Otra patera llegó a las Calas de Roche y, como colofón, la patrullera de Salvamento Marítimo 'María Zambrano' rescató en aguas del Estrecho a 170 migrantes más, que fueron llevados hasta el puerto de Algeciras. Entre estos había cuatro miembros de una misma familia que se lanzaron a navegar en una embarcación hinchable de juguete.

Para los cuerpos y fuerzas de seguridad del Estado este verano está resultando un auténtico tormento dar atención a las sucesivas oleadas de pateras que están llegando. Ayer, había incluso quienes comentaban que la patera llegada a Valdelagrana tenía un motor tan pequeño que probablemente fuera remolcada por otro barco mayor hasta altamar y dejada cerca de la costa gaditana. En lo que va de año, han sido 13.700 los migrantes llegados a Cádiz, un 30% de ellos menores. Del total, el 70% son subsaharianos y el resto magrebíes.

Una vez que el viento de Levante ha desaparecido, parece que la llegada de migrantes continuará los próximos días.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios