Provincia

El personal de Visteon propone como ahorro parar los viernes

  • Es la alternativa al ERTE, pero siempre que se aplique a toda la plantilla y con el 100% del sueldo · El fastasma de la deslocalización planea por el traslado de líneas a India

Los últimos meses han sido la crónica de una regulación anunciada en Cádiz Electrónica. Suprimido el turno de noche, eliminados los contratos temporales y con una carga de trabajo insuficiente para mantener una actividad estable, los trabajadores de la factoría portuense esperaban un desenlace como el que se conoció el jueves. La empresa, filial del grupo estadounidense Visteon, presentó un Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que afectará a toda la plantilla salvo al personal directivo (once personas): 410 trabajadores -y no 354 como indicó la Junta-, de los que 61 son profesionales superiores (ingenieros) y el resto (349), técnicos y, sobre todo, operarios.

Este personal conoció ayer con detalle el impacto que el ERTE tendrá en su vida laboral de este año. Fue en una única asamblea a la que asistió el 90% de la plantilla y de la que salió una serie de propuestas que fueron elevadas automáticamente a la dirección de la planta. La primera reclamación es que la aplicación sea uniforme y equitativa entre toda la plantilla, ya que hasta ahora recae fuertemente entre los operarios. También piden no sufrir una merma del poder adquisitivo, puesto que el expediente "se basa en problemas productivos y no económicos, y la empresa ha seguido teniendo beneficios", según indicaron fuentes sindicalistas.

Además, se propone una medida alternativa: la parada total de la actividad durante los viernes, en los que toda la plantilla se iría al desempleo, pero con el 100% del sueldo. "La factoría podría parar y así se ahorrarían costes". Todo lo anterior, eso sí, estaría condicionado a la presentación de un plan industrial que garantice la viabilidad de la empresa y, de paso, aleje los fantasmas de la deslocalización surgidos a raíz del traslado a India de líneas de producción preparadas en Cádiz.

Éstas fueron algunas de las conclusiones de un encuentro al que la empresa impidió acceder a Diario de Cádiz. Allí, a pie de la fábrica, los trabajadores reconocían que los ánimos están "muy caldeados" y temen que la actividad se les está "escapando de las manos, por un lado porque es verdad que hay menos pedidos, pero también tememos que pase 2009 y 2010 sea aún peor", incluso por esta posibilidad de la deslocalización. Muchos creen que el ERTE se debe a que la empresa "quiere seguir teniendo los mismos beneficios que hasta ahora. Esta planta es imprescindible para la producción y se hace un trabajo de una gran calidad", señalaba un operario. En la misma línea se pronunciaba otro compañero: "Quieren ahora aprovechar la coyuntura de la crisis para hacer ver que el expediente es necesario cuando en realidad han estado ganando mucho dinero hasta ahora. Hasta el año pasado ha habido grandes beneficios".

A nivel institucional, el alcalde de El Puerto, Enrique Moresco, se reunión con una representación laboral a la que dio su apoyo. Mientras, el consejero de Innovación, Francisco Vallejo, calificó el ERTE como "normal" puesto que el sector pasa por "uno de los peores momentos de su historia". El político jienense recordó la "importante" caída de las ventas de automóviles que afecta a toda la estructura de esta industria.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios