Provincia

El futuro polígono Salinas Norte empezará a urbanizarse en un año

  • La empresa municipal Impulsa El Puerto y los propietarios de 1,2 millones de metros firmaron ayer el convenio que permitirá poner en marcha la operación

En la mañana de ayer se materializaba el convenio suscrito entre la empresa municipal Impulsa El Puerto y cuatro empresas privadas, dos de ellas participadas por Caja Inmaculada , para la adquisición de 1,2 millones de suelo entre el Poblado de Doña Blanca y el actual polígono de Las Salinas para su conversión en suelo industrial. Por parte de los hasta ahora propietarios acudieron a la firma los responsables de la Caja Inmaculada Javier Alfaro y Raimundo García Figueras, mientras que por Impulsa estuvieron presentes el alcalde y presidente de la empresa, Enrique Moresco, el consejero delegado de Impulsa, Luis Velasco, y su gerente Cayetano Gómez. Como explicó este último, el convenio consiste en la puesta a disposición de Impulsa El Puerto de 1.222.886 metros cuadrados ubicados junto a la autovía de la N-IV, en dirección al Poblado de Doña Blanca. Impulsa recibe este suelo en bruto con el compromiso de desarrollarlo y entregando como pago una superficie neta urbanizada de 242.131 metros cuadrados. El coste que tendrá para Impulsa estos trabajos de urbanización se estiman entre 12 y 14 millones de euros. En contraprestación, Impulsa se quedará con 363.197 metros cuadrados de suelo industrial con cuya explotación se espera conseguir unos beneficios de entre 25 y 35 millones de euros.

En el caso de los otros 281.000 metros cuadrados situados al otro lado de la N-IV, y con los que Impulsa se hará mediante un procedimiento de expropiación, Cayetano Gómez explicó que los propietarios de esos suelos no aceptaron el convenio que les proponía Impulsa, como sí hicieron los dueños de los terrenos representados ayer por la CAI, que tiene un 27% de participación en el proyecto. "Nosotros siempre intentamos llegar primero a un acuerdo y a la firma de un convenio, pero si no es posible se recurre a la expropiación como herramienta", dijo, añadiendo que las condiciones ofrecidas eran las mismas para todos los propietarios.

En total el nuevo polígono que desarrollará Impulsa, y que en un futuro estará situado junto al que promueve la Zona Franca, de más de 6 millones de metros cuadrados, ocupará una superficie de 1,5 millones de metros cuadrados y estará destinado a grandes industrias.

Las obras de urbanización de los terrenos podrán comenzar en el plazo de un año, una vez se haya ejecutado la necesaria modificación puntual del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) en este ámbito y se haya redactado el proyecto de urbanización correspondiente.

El alcalde, Enrique Moresco, destacó que gracias al decreto aprobado recientemente por la Junta de Andalucía, "es posible poner en el mercado suelo rústico para VPO y suelo industrial con una tramitación mucho más ágil y con unos plazos más cortos, y en base a ese decreto haremos la adaptación del PGOU, algo en lo que el equipo redactor está también de acuerdo", dijo. En cuanto a las parcelas en proceso de expropiación, se prevé que en tres o cuatro meses puedan estar en manos de Impulsa. En total, incluyendo la superficie total del futuro polígono, se prevé que los gastos de urbanización sean de entre 42 y 50 millones de euros, para unos ingresos aproximados de 75 millones de euros, lo que arrojaría un beneficio estimado de 30 millones de euros.

Los responsables de la empresa municipal también explicaron que la urbanización de este polígono tendrá un coste menor que en el caso de las Salinas de Poniente, al tratarse de parcelas mucho mayores y con menos viales. Finalmente, Cayetano Gómez avanzó que Impulsa ya está buscando nuevo suelo industrial en otras zonas del término municipal.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios