Provincia

La protección "estricta" del parque de Los Alcornocales rebela a los alcaldes

  • Alcalá de los Gazules reclama a la Junta que suavice la regulación de este entorno para que sea más accesible y permita actividades económicas · La iniciativa será secundada pronto por otros pueblos

Comentarios 3

El Parque Natural de Los Alcornocales es ahora un búnker inaccesible que impide el disfrute de la ciudadanía y que coarta el desarrollo socioeconómico de los municipios del entorno. Esta es la conclusión a la que llegan muchos de los alcaldes de estas poblaciones afectadas tras comprobar los resultados de los cuatro primeros años de aplicación de los dos planes ideados por la Junta de Andalucía para preservar este enclave natural, el Plan de Ordenación de los Recursos Naturales (PORN) y el Plan Rector de Uso y Gestión (PRUG).

Para enmendar la situación, estos regidores -la mayoría de ellos pertenecientes al PSOE- se están uniendo para solicitar a la Consejería de Medio Ambiente de la Junta de Andalucía que acceda a "suavizar" las "estrictas" medidas de protección que ahora se aplican, previo debate en profundidad con los profesionales que viven o quieren vivir de la riqueza que aporta este Parque Natural.

El primer paso lo dio ayer el pleno del Ayuntamiento de Alcalá de los Gazules, que aprobó por unanimidad una moción en la que, de manera textual, se insta a la Administración andaluza a "hacer una reforma de la normativa del PORN y del PRUG del Parque Natural de Los Alcornocales que suponga un desarrollo sostenible, una mayor integración del territorio y una mejor percepción por parte de los ciudadanos".

La iniciativa de la Corporación alcalaína, que presumiblemente será secundada en los próximos días por la mayoría de los otros 16 municipios afectados -sobre todo Jimena, Los Barrios o Castellar- es justificada por su alcalde, Arsenio Cordero, por el "clamor generalizado" que, advierte, existe hoy en su pueblo contra las medidas de protección activadas por la Junta en marzo de 2004, cuando era consejera de Medio Ambiente Fuensanta Coves, hoy presidenta del Parlamento andaluz.

"Aquellos planes de protección fueron recibidos en su día con satisfacción pero ahora, pasados estos cuatro años, son rechazados por los vecinos, que no pueden disfrutar del Parque por sus múltiples trabas y limitaciones", reflexiona Cordero.

El regidor alcalaíno, que dice tener el respaldo de muchos de homólogos, quiere dejar claro que con esta iniciativa "los alcaldes no queremos especular con el Parque de Los Alcornocales ni impulsar actuaciones urbanísticas o inmobiliarias". "Lo que buscamos -matiza Arsenio Cordero- es que se facilita el acceso al Parque y que se permita la actividad de explotaciones ganaderas, forestales, cinegéticas, agrícolas y de turismo rural que ahora tienen que hacer frente a un sinfín de trabas, algunas de ellas bastante incomprensibles".

La normativa vigente conlleva, como ejemplos significativos, que la simple reparación del tejado de una vivienda situada dentro del Parque precise de casi nueve meses de tramitación o que cualquier iniciativa de turismo rural que se plantee no sea viable si no cuenta con una extensión mínima de 50 hectáreas, algo que está al alcance de muy pocos.

El Parque Natural de Los Alcornocales, con una superficie cercana a las 168.000 hectáreas, fue declarado como tal en 1989, contiene el alcornocal más extenso de toda la Península Ibérica y aglutina a 17 municipios: uno de Málaga (Cortes de la Frontera) y el resto de la provincia gaditana, en concreto Alcalá de los Gazules, Los Barrios, Jimena, Castellar, Tarifa, Algeciras, Benalup, Medina Sidonia, Jerez, San José del Valle, Algar, Arcos, Benaocaz, El Bosque, Prado del Rey y Ubrique.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios