Provincia

Los quesos de Villaluenga, situados entre los mejores del mundo

  • El World Cheese Awards otorga cuatro galardones a una empresa del municipio serrano

Los quesos payoyos de Villaluenga del Rosario están ya considerados, por derecho propio, entre los mejores del mundo. Lo dice el prestigioso concurso mundial World Cheese Awards, que considera que la empresa local Quesos Artesanales de Villaluenga S.L. elabora tres de los mejores quesos del mundo.

El World Cheese Awards acaba de otorgar a esta firma serrana cuatro galardones, tres de oro y uno de plata, por su exquisita producción. Es el concurso mundial, con 20 ediciones encima, por excelencia de los quesos del Reino Unido, que se ha celebrado estos días en Dublín.

Los payoyos se han medido en una cata con otros 2.500 quesos más procedentes de casi todo el mundo. Son los únicos quesos andaluces que se han llevado tantos premios. Así, Quesos Artesanales de Villaluenga, la empresa que dirigen los serranos Carlos Ríos y Andrés Piña, se ha posicionado con el primer puesto mundial en tres categorías diferentes.

Se han llevado el oro por la elaboración del queso curado de cabra al romero, en la categoría 3, y por la otra variedad, la de la mezcla entre cabra y oveja, también con romero, en la categoría 8. Esta distinción mundial ha llegado, además, hasta este pequeño municipio, de apenas 500 habitantes, para el queso curado de oveja en manteca ibérica. A estas posiciones de salida de los payoyos, hay que sumar con un segundo puesto para el semicurado de cabra y oveja, que se ha llevado medalla de plata.

El fallo del certamen está respaldado por 140 expertos gastronómicos procedentes de distintos países. Esta lluvia de premios ha dejado boquiabierto a los propios ganadores serranos, cuya empresa ha sido la más premiada de cuantas se presentaban. Al concurso presentaron seis variedades de las que elaboran. "Están que no caben en sí. Se han medido con los mejores", asegura un integrante de la firma. Quesos Artesanales de Villaluenga inició su producción en 1997 y le han llovido ya más de treinta galardones a lo largo de su vida.

Es un reconocimiento a la producción artesanal y cuidada de estos quesos a base de leche procedente de la oveja merina y la cabra payoya. Esta raza caprina autóctona, que pasta en el parque natural de la Sierra de Grazalema, está protegida.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios