lina gálvez. consejera de conocimiento, innovación y universidad

"Tenemos que recuperar la confianza en la formación"

  • La Junta trabaja en un mapa formativo para detectar las necesidades laborales vinculadas a las nuevas tecnologías y la cuarta revolución industrial

"Tenemos que recuperar la confianza en la formación""El puerto de Algeciras tiene un gran papel en las exportaciones" "Tenemos que recuperar la confianza en la formación""El puerto de Algeciras tiene un gran papel en las exportaciones"

"Tenemos que recuperar la confianza en la formación""El puerto de Algeciras tiene un gran papel en las exportaciones"

-¿Cual va a ser la primera medida creada por usted?

-Ya hay algunas nuevas que hemos puesto en marcha. Por primera vez el titular de la Consejería está al frente de Extenda, para darle relevancia y transversalidad a las políticas que se hacen y hemos incluido por primera vez en el consejo de administración de una empresa pública al Instituto Andaluz de la Mujer.

-¿Con qué objetivo?

-Una de los objetivos principales es buscar más sinergias y mayor entendimiento, mayores espacios de comunicación y eso pasa necesariamente por la unión de universidad-investigación con la empresa. Para ello estamos elaborando dos mapas. Uno de titulaciones y necesidades actuales del mercado de trabajo y también de necesidades futuras vinculadas a la cuarta revolución industrial y tecnológica que está cambiando totalmente los sectores que generan valor. Espero que me dé tiempo a hacer esto. Es una forma de hacer una senda por donde se debería transitar. Luego serán las universidades las que propongan qué titulaciones quieren hacer y cómo.

-¿Y el segundo mapa?

-Un mapa de investigación e innovación, para que las empresas sepan qué se está haciendo en las universidades, qué posibilidades de transferencia de conocimientos hay de los grupos de investigación al mundo empresarial y, por otra parte, que sepamos mejor cuáles son las demandas específicas que pueden tener las empresas con la innovación, porque en Andalucía desgraciadamente dos tercios de toda la inversión en investigación es pública. Queda mucho aún para que las empresas entren ahí. Vamos a tener que ir por ahí porque el nuevo programa Horizonte Europa se fija mucho precisamente en esa colaboración entre el mundo empresarial y el universitario a través de lo que llaman misiones. Hasta ahora teníamos los grandes retos de la sociedad que siguen estando, el envejecimiento, las nuevas tecnologías, pero vieron que eran demasiado amplias y han bajado un poco el nivel

-¿Se adecúa al territorio?

-Sí, y a las necesidades reales de la sociedad, pero que involucra necesariamente a muchos actores para poder cumplirlo. En esa línea está la oferta pública innovadora que sale en estos días que tiene que ver con que hemos detectado en la Administración necesidades que hoy no están cubiertas en el mercado, por ejemplo en drones, biomedicina, salud, big data, agricultura... son demandas de la propia Administración que no están cubiertas con lo que hay en el mercado. Y sacamos esta oferta pública para empresas que tienen que acudir a esa llamada para desarrollar respuestas a esa demanda de manera innovadora..

-Ahora mismo esas respuestas innovadoras vienen de grandes empresas, como Airbus o Navantia. ¿Es una forma de acercar esa posibilidad de acercar esa posibilidad a pymes?

-Claro. Tenemos que quitarnos de la cabeza cuando hablamos de innovación o departamentos de I+D+i que es sólo para grandes empresas. No es así. Las pymes también innovan, se hace mucha innovación social. En Andalucía tenemos pymes que son punteras en algunos segmentos que tienen detrás mucha innovación. Las nuevas tecnologías permiten eso. Antes igual era muy difícil en momentos tecnológicos previos que una pyme fuera innovadora, que fuera top mundial. Hoy eso es posible precisamente por las nuevas tecnologías.

-Pero innovación no es sólo aportación tecnológica...

-Por supuesto. Se puede innovar de muchas maneras. También es la forma de organizarse, de comercializar. ¿Qué innovación tecnológica tiene Airbnb y es una de las más innovadoras hoy? Lo que tienen es la idea, la nueva forma de organizar. Han sabido ver los cambios que se estaban dando en la sociedad, han sido visionarios y eso es innovar.

-¿Lograr ese fin es más difícil en Andalucía que en otras comunidades por el hecho de estar tradicionalmente más vinculada a la agricultura, al campo...?

-La innovación está más vinculada al sector industrial y esta comunidad no ha sido un territorio muy industrializado desgraciadamente, porque en el reparto cuando se crea el mercado único no nos toca esa parte, en parte porque a nuestras élites no les interesa.

-¿Puede dar detalles?

-Nosotros estábamos representados en Madrid a través de los diputados cuando se hizo el reparto arancelario, pero los que no representaban igual tenían otros intereses que no eran los que convenían a la mayoría. Eso ha tenido muchísima inercia y mucho peso. Partimos de la realidad que partimos. Pero se está innovando mucho en servicios, en agricultura, lo que no quita que Andalucía necesite más industria.

-¿Cree que la formación está siendo injustamente tratada a raíz del caso ERE?

-Creo que sí. Hay que recuperar la confianza porque la formación es necesaria. Formar a las nuevas generaciones en esas profesiones del futuro y dar una segunda oportunidad a personas que estén en su trabajo y quieran mejorar. En Singapur por ejemplo hay un programa de segunda oportunidad donde el Gobierno da mensualmente a todos los ciudadanos un dinero para que se formen en algo completamente distinto a su profesión, para que si hay cambios estén preparados y sea vocacional, que elijan lo que quieran. El tamaño y los recursos que tenemos aquí no permiten hacerlo así, pero sí podemos pensar en formación de segunda oportunidad para ponernos por delante, porque el cambio se va a dar y va a ser brutal, sí o sí, porque las tenologías ya están y en las de esta cuarta revolución industrial se caracterizan porque las máquinas tienen ya capacidad propia de aprendizaje.

-¿Cree que ya está superada esa creencia de que la innovación y la robotización destruirán empleo?

-Lo que sabemos de las revoluciones industriales que nos han precedido es que se creó más empleo del que se destruyó. Eso no quiere decir que no se destruyese empleo, que se destruyó y mucho, y fue en sectores específicos y afectó a comarcas y regiones específicas. Si desaparece un sector entero y una región está especializada en ese sector, esa zona está fastidiada. Pero no quiere decir que no se cree empleo, porque las nuevas tecnologías generan nuevos empleos. ¿Qué nuevos empleos van a generar? Es lo queremos prever, en algunas cosas acertaremos y en otras no. Tampoco hay que pensar que las personas que pierden esos empleos del sector afectado son las que van a ser contratadas por los nuevos sectores. Esto tampoco se da. En lo que tenemos que trabajar es en capacitar a las nuevas generaciones en los que creemos que van a ser los nuevos sectores, o aquellos que sabemos que por distintas causas van a estar menos afectados por la robotización, y también facilitar de alguna manera la formación en segunda oportunidad de las personas en los sectores que van a ir perdiendo. Hay una frase que me gusta mucho: los robots pueden cuidarnos pero les traemos sin cuidado.

-En esto pesa mucho la fuga de talentos. ¿Esto depende más de la empresa que de la administración pública? ¿Qué puede hacer en este terreno la Junta?

-Es un drama. Una cosa es que alguien quiera irse a otro país que está fenomenal como experiencia vital y profesional. Pero lo importante es tener la oportunidad de regresar y de no irse si alguien no quiere. La crisis ha supuesto un varapalo enorme, y los grandes pagadores de la crisis en términos de empleo y desarrollo de vida profesional y autónoma son los jóvenes.

-¿Cree que se ha perdido una generación entera?

-Creo que es recuperable. Eso va a depender en gran parte del dinamismo de la economía. Si conseguimos que ese dinamismo no se concentre en pocas manos sino que sea una riqueza más repartida que llegue a más personas, estaremos creando las condiciones de retorno para todos esos jóvenes que se han ido y quieren volver. Y para talentos muy específicos vamos a poner en marcha desde la Junta el Talentia Seniors, que esperamos sacarlo en septiembre. Es un programa de captación de talento, que comenzará como experiencia piloto, y lo haremos en colaboración con las universidades. Ahí esperamos recuperar ese talento perdido.

-¿Tendrá que ver con la edad de los participantes?

-No. Lo de Senior tendrá que ver con un curriculum consolidado. Alguien con 35 años lo puede tener espectacular al igual que alguien con 60 años. Se trata de facilitar que alumnos universitarios empadronados en Andalucía puedan ser financiados para hacer un master o doctorado en algunos centros de máximo prestigio internacional, de modo que tienen que ser alumnos excelentes para que sean admiditos en Harvard, Oxford o donde sea. Y que además tienen un compromiso de retorno a Andalucía. Será un programa de captación de talento.

-Si su Consejería dispusiera de repente de una partida económica extra, ¿en qué la gastaría?

-La prioridad sería hacer lo máximo posible por crear ese diálogo entre la empresa, para que innove más, y los grupos de investigación en las universidades. También internacionalización, porque en los CADE pasa eso, que son empresas pequeñitas pero que parten de una idea global, no piensan en dar respuesta a una comarca pequeña, sino en respuestas globales. Esa es la importancia de que Extenda esté bajo el mismo paraguas de esta Consejería. Extenda es un modelo de provisión de servicios, no son subvenciones directas, y creo que eso funciona mucho mejor y es muy importante para las pymes. Las grandes empresas ya tienen un músculo que les permite competir mejor en los mercados internacionales. Las pequeñas y medianas no lo tienen y se lo da Extenda. Ese es el modelo. La administración tiene que crear esa forma de unión, facilitamos, somos conductores de la creación de valor.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios