Cádiz

Exculpado el policía investigado por el robo de la droga en Subdelegación

  • La jueza que lleva la instrucción del caso no aprecia indicio alguno de delito respecto al agente

  • Los tres principales sospechosos, en prisión preventiva desde mayo de 2017, están ahora en libertad

Comentarios 1

El policía gaditano investigado por el robo de los 300 kilos de droga que desaparecieron del búnker de la Subdelegación del Gobierno en Cádiz en octubre de 2012 ha quedado exculpado. La jueza que lleva la investigación del caso, la magistrada Lourdes del Río, ha dictado un auto en el que estima que el agente, perteneciente a la brigada judicial de la Comisaría Provincial de Cádiz, no tiene relación alguna con la causa que pretende esclarecer la sustracción, hace ya seis años, de 200 kilos de cocaína y otros 100 kilos de hachís que se encontraban en el almacén oficial que la Subdelegación tenía habilitado entonces en la calle Granja San Ildefonso.

Este policía prestó declaración en mayo de 2017 ante personal de Asuntos Internos de la Unidad Central de Madrid en la capital gaditana. Lo hizo en calidad de investigado. Nunca fue detenido. Fue llamado a testificar con objeto de averiguar si era una de las personas que podría haber facilitado información a los autores del robo.

A partir de las pesquisas practicadas, la magistrada titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Cádiz ha estimado que no existe indicio alguno de delito que implique a este funcionario en este suceso, bautizado como ‘el robo del siglo’ en Cádiz.

En libertad a la espera de juicio

Los tres detenidos que se encontraban en prisión provisional por esta causa desde mayo de 2017, cuando fueron arrestados en el desarrollo de una operación policial como supuestos autores del golpe al búnker de la droga, están en libertad desde las pasadas Navidades a la espera de que se celebre el juicio.

Así lo ha determinado la jueza que dirige la instrucción de este caso, una investigación que, según las fuentes consultadas por este medio, está a punto de finalizar. Sólo resta añadir al procedimiento los informes que se han realizado a partir de los registros practicados en las instalaciones y entidades deportivas que gestiona uno de los tres investigados, ahora en libertad.

Se espera que el juicio por el robo de la droga se celebre antes de final de año

Una vez que se aporten los referidos informes al proceso judicial, el siguiente paso será que la fiscal Antidroga de Cádiz, Ana Villagómez, presente su escrito de acusación. A partir de ahí, la celebración de la vista oral estará cada vez más cerca. Incluso se baraja la posibilidad de que el juicio se fije para antes de final de año.

Casi 5 años hasta la primera detención

El robo de los 300 kilos de droga de gran pureza tuvo lugar el 1 de octubre de 2012. Los ladrones supuestamente accedieron al interior del almacén de la Subdelegación por una ventana lateral y desde dentro forzaron la puerta del depósito con una palanca. Durante todo el tiempo que estuvieron en las instalaciones –unas cuatro horas– pudieron salir varias veces por el hueco de la ventana hasta sacar 200 kilos de cocaína y 100 de hachís.

Este caso puso en entredicho las casi nulas condiciones de seguridad que tenía el depósito ubicado a apenas 30 metros de la Comisaría Provincial gaditana, donde al parecer ni siquiera saltó la alarma. De hecho, desde que ocurrió este suceso, se decidió trasladar la droga intervenida a la sede que la Subdelegación del Gobierno tiene en el antiguo Banco de España, pues allí hay disponible una zona blindada.

Además, la investigación policial estuvo encallada durante mucho tiempo. Tuvieron que pasar más de cuatro años y medio para que se produjeran las primeras detenciones. Esto ocurrió en mayo de 2017. Pedro P., Jacobo M., Sergio I. y una mujer (la única que quedó entonces en libertad) fueron arrestados en el desarrollo de un operativo policial dirigido por la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV). Uno de los detenidos, el chiclanero Pedro P., trabajaba a la fecha de los hechos en la empresa de transportes que se encargaba de trasladar la droga incautada desde Cádiz hasta otras provincias para su destrucción.

A los detenidos le fueron imputados cuatro delitos: de pertenencia a grupo criminal, contra la salud pública, falsedad documental y blanqueo de capitales.

Fuentes policiales explicaron a este periódico que Pedro P., conocido como Perico, y Jacobo M., madrileño afincado en Chiclana, podrían haber recibido por el golpe medio millón de euros cada uno. Mucho más se habría llevado el auténtico cerebro del robo, Sergio I., quien supuestamente tenía importantes vínculos con bandas de narcotraficantes.

En cuanto a la droga, los investigadores señalaron que el mismo día que fue robada se transportó a Madrid, desde donde una red encargada de su distribución la hizo desaparecer. En un principio se barajó la posibilidad de que la sustancia estupefaciente hubiera salido en barco desde Cádiz hacia Escocia, pero los agentes de la UDEV se inclinaron más por la primera opción. El caso es que de esos 300 kilos de cocaína y hachís no ha vuelto a saberse nada, de momento.

Etiquetas

, ,

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios