Provincia

El turismo cae en el primer trimestre pese al adelanto de la Semana Santa

  • Los hoteles de la provincia reciben un 5% menos de clientes españoles

La desaceleración de la economía, el temor a que la situación empeore, las hipotecas, los precios, el mal tiempo, o todo combinado en una oscura coyuntura de mercado, han pasado factura a la industria turística de la provincia en este arranque de año. El balance del primer trimestre desvela una caída de los viajeros españoles en el destino, sólo aliviada por el alegre comportamiento del turismo europeo, y confirma los vaticinios formulados esta misma semana por el sector empresarial: será una temporada difícil.

Los datos ofrecidos ayer por el INE -Instituto Nacional de Estadística- revelan una caída del turismo nacional en la provincia del 5,5% y un descenso de las reservas hoteleras de clientes españoles de un 4,6% este año con respecto a los tres primeros meses de 2007 -según la comparación de los datos provisionales recopilados de ambos ejercicios-.

El saldo podría ser todavía peor pero está maquillado por el llamado "efecto almanaque": la festividad de Semana Santa se ha adelantado este año a marzo y, por eso, su inyección de viajeros se ha contabilizado en el primer trimestre del año, cuando, en el pasado 2007, quedó encajada en el segundo trimestre. Este efecto se perderá en el balance turístico del mes de abril.

La ocupación media de los hoteles ha caído tres puntos hasta el 31% y el cómputo global de viajeros se redujo hasta las 439.000 personas, casi un 5% menos que el año pasado, y también pese a las tempraneras fiestas, según la comparativa de los datos del Instituto Nacional de Estadística para ambos periodos. Los descensos resultaron aliviados por el repunte del turismo extranjero, que, paradójicamente, ha salvado uno de los tramos más crudos de la temporada baja en la provincia.

Cádiz recibió más turistas europeos en el primer trimestre y éstos se quedaron más tiempo, por lo que el total de sus estancias reservadas en hoteles se incrementaron más de un 9%, según el Instituto Nacional de Estadística.

El empujón ha situado las pernoctaciones en la planta hotelera al mismo nivel de la última temporada, en torno al millón de estancias, aunque en este arranque de ejercicio la provincia dispone de una veintena de hoteles y unas 4.000 plazas más que el año pasado y, por tanto, más negocios se han repartido una clientela casi idéntica al del año pasado.

Antonio Real, presidente de la asociación provincial de hoteleros, ha advertido esta semana del fenómeno: la oferta hotelera crece en Cádiz por encima de la demanda y los efectos de este desajuste se agudizan en un panorama de ralentización como el que empieza a dibujar este 2008.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios