psiquiatría

Apuesta firme por la prevención

  • Expertos reclaman un cambio en el modelo asistencial de salud mental que permita detectar casos de forma más precoz y propiciar así tratamientos menos agresivos

Participantes en el  encuentro sobre intervención temprana en jóvenes que padecen esquizofrenia y psicosis.

Participantes en el encuentro sobre intervención temprana en jóvenes que padecen esquizofrenia y psicosis. / m. g.

Si pensamos en la concienciación de enfermedades como cáncer de mama, todo el mundo tiene claro que la prevención y la detección precoz son importantes. Un tumor detectado a tiempo puede tratarse de forma menos agresiva y además supone un mejor pronóstico para la paciente. Sin embargo, esta idea no está tan instaurada en la salud mental, pese a que se sabe que trabajar en prevención supone no solo mejores resultados en salud, sino también menos gastos sociales.

Esta es la idea que ha querido transmitir Celso Arango, presidente electo de la Sociedad Española de Psiquiatría, en el encuentro Meet the Expert, organizado por Otsuka-Lundbeck. "Los problemas de salud mental se pueden prevenir, porque conocemos los factores de riesgo, pero sobre todo podemos evitar que haya mayores consecuencias por no actuar a tiempo". Pese a ello, en España el tiempo transcurrido entre la aparición de los primeros síntomas y el primer contacto terapéutico está entre 1 y 2 años. El experto matiza que esto es especialmente preocupante en casos como la psicosis y esquizofrenia, que afectan a un 3% y un 0,7% de la población española, respectivamente. Por ello, Arango aboga por un cambio en el modelo que permita tener una atención temprana, sobre todo en los jóvenes.

Evitando que el 20% de los casos lleguen a crónicos podría reformarse el sistema"

Esta es la idea por la que ha apostado Australia, y que explicaba también en este evento Patrick McGorry, fundador de la Fundación Nacional de Salud Mental en Australia. Según el mismo, "el 75% de las patologías mentales aparece antes de los 25 años", por lo que "si solamente se evitara que se cronificasen el 20% de los casos, se ahorraría suficiente dinero como para realizar todas las reformas necesarias en el sistema".

Centros sociales para jóvenes

Patrick McGorry también relataba que una de las claves del modelo australiano ha sido la creación de centros especializados para gente joven. La idea es hacer más accesible la entrada al sistema, eliminando estigmas, y por ello en vez de centros sanitarios son centros sociales, casi como un café, donde se puede charlar con especialistas. Si bien en España habría que buscar un modelo que se ajustara a la población, "incluso un bar de tapas", bromeaba McGorry, la base es entender que exista un primer nivel asistencial más accesible y libre de estigmas para captar a esta población.

Según Celso Arango, un 20% de los jóvenes españoles "cumplen con algún criterio diagnóstico para algún trastorno", aclarando que la mayoría de ellos "son pasajeros y no necesitan de ninguna ayuda farmacológica", sino que se tratarán de forma precoz con tratamientos psicosociales, entrenamiento a los padres o detección de factores de riesgo como el bullying o el maltrato. Sin embargo, existe un porcentaje que de no tratarse, sí podría cronificarse y por tanto necesitar "soluciones multidisciplinares más complejas".

Respecto a los señales de alerta, Arango aclaraba que no existen síntomas de detección precoz para cada enfermedad, pero que sí que hay signos de aviso generales, como que un alumno descienda radicalmente su rendimiento, o se aísle de la vida social, que se muestre más irritable o agresivo con los demás o consigo mismo, además de la ansiedad o el insomnio, pueden estar avisando de un problema de salud mental. En estos casos, el experto opinaba que hay que actuar igual que si se tratara de cualquier problema físico, y acudir al especialista, sin minimizar, ni sobredimensionar la importancia del problema.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios