Salud y Bienestar

Bótox contra la incontinencia urinaria de pacientes medulares

  • El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo aplica esta técnica que mejora el 60% de los casos de estos pacientes.

El Hospital Nacional de Parapléjicos de Toledo está desarrollando un protocolo de aplicación de bótox a pacientes lesionados medulares con incontinencia urinaria, que está dando como resultado una mejoría de la patología en el 60% de los casos. Así lo afirma el doctor Miguel Virseda, que participa en la XVIII Reunión del Grupo de Urología Funcional, Femenina y Urodinámica de la Asociación Española de Urología (AEU) que se celebra en Toledo hasta mañana.

Virseda, médico adjunto del Servicio de Urología del Hospital de Parapléjicos, ha explicado que los pacientes medulares sufren pérdidas de orina secundarias a sus lesiones de columna vertebral y otras alteraciones en la vejiga, como la dificultad para la micción debido a la contracción del esfínter, que pueden llegar a producir daño renal.

Y ha añadido que, en ambos casos, la aplicación de toxina botulínica (bótox) resulta eficaz, pues se administra a través de una inyección, bien en la vejiga para paralizar temporalmente el músculo detrusor, o bien en el esfínter para facilitar la salida de la orina y evitar así un aumento de la presión de la vejiga que puede derivar en daño renal.

El doctor Virseda ha explicado que, hasta ahora, para estos casos se usaban los fármacos anticolinérgicos - que algunos pacientes no toleran bien por tener efectos secundarios como sequedad de boca o visión borrosa- o se recurría a la cirugía, mientras que con el bótox se consigue la misma eficacia terapéutica y se evita la intervención.

Virseda, además, ha llamado la atención sobre el hecho de que el tratamiento con toxina botulínica se debe repetir cada seis o nueve meses para mantener su eficacia y puede hacerse "de forma indefinida" sin ninguna secuela para la salud.

El médico adjunto del Servicio de Urología de Parapléjicos ha explicado que el protocolo que se desarrolla en este hospital pretende reunir la mayor cantidad de datos posibles que sirvan de base científica para que el bótox obtenga la indicación para tratar la incontinencia de orina en los pacientes con lesión medular.

Y ha resaltado que, hasta ahora, el empleo de la toxina botulínica se hace a través de "uso compasivo", un procedimiento administrativo que exige solicitar una autorización del Ministerio de Sanidad, y ha subrayado que, "con este ensayo pretendemos, si se confirman los buenos resultados, que el bótox sea indicado para uso hospitalario".

Virseda ha señalado que, aunque las aplicaciones más conocidas del bótox están relacionadas con el campo de la medicina estética, este tratamiento lleva años utilizándose en diferentes especialidades como la Oftalmología (para el estrabismo), la Neurología (para los trastornos del movimiento) o la Dermatología (para el exceso de sudoración).

Desde hace unos años, se comenzó a usar en el campo de la Urología con muy buenos resultados para el tratamiento de la vejiga hiperactiva, uno de los tres tipos de incontinencia urinaria, y actualmente se está ensayando su eficacia en pacientes medulares.

Tags

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios