Salud y Bienestar

Científicos españoles trabajan en un sistema óptico que imitaría al cerebro

  • Es una red de láseres de semiconductores capaces de procesar información muy rápidamente, emulan las conexiones neuronales del encéfalo.

Un equipo de investigadores europeos, coordinado por un español, trabaja en un nuevo sistema óptico capaz de imitar la forma en la que el cerebro procesa la información y cuyo objetivo es hacer ciertas tareas, como el reconocimiento de una imagen o una voz, de forma eficiente y rápida.

Este es el objetivo principal de Phocus, un proyecto que comenzó el pasado 1 de enero, que durará hasta diciembre de 2012 y que está financiado por la Comisión Europea con 1.805.000 euros.

Claudio Mirasso, catedrático de la Universidad de las Islas Baleares e investigador del Instituto de Física Interdisciplinar y Sistemas Complejos (IFISC, UIB-CSIC), y coordinador de este proyecto, ha explicado que el cerebro, al igual que un líquido, reacciona a perturbaciones (estimulaciones) externas.

Reconocer la cara de un amigo entre la multitud es una tarea compleja para el cerebro, aunque no se sea consciente de ello, ya que se realiza en sólo una fracción de segundo, según Mirasso, quien ha añadido que el cerebro transforma todo lo que le viene de fuera -sonidos, imágenes, olores- en impulsos eléctricos que van a las neuronas.

Las neuronas están interconectadas entre sí y son las que procesan la información en el cerebro.

La idea, según este investigador, es hacer algo "semejante" con redes de láseres de semiconductores (presentes en los escáneres de los supermercados, en las impresoras o en los discos compactos).

Estos dispositivos presentan el potencial de procesar información a velocidades mucho mayores que las de las neuronas cerebrales, aunque el número que se puede utilizar es muy inferior al de neuronas que tiene el cerebro humano (miles de millones).

Este hándicap se solventa, según Mirasso, porque si bien se pueden utilizar diez o doce láseres frente a los millones de neuronas, éstos son millones de veces más rápidos, "por lo que se podría competir en ciertas tareas con la capacidad cerebral".

Esta técnica es "completamente distinta" a la que utiliza un ordenador para procesar información.

En este sentido, el coordinador de Phocus ha detallado que un ordenador es capaz de hacer multiplicaciones, restas, sumas y otras operaciones matemáticas con una rapidez que el cerebro nunca podría realizar.

Sin embargo, el cerebro puede reconocer e identificar la voz de un actor de doblaje fuera de la pantalla, un olor, una cara entre la multitud en fracciones de segundo, lo que un ordenador está muy lejos de poder hacer en ese tiempo.

Así, el nuevo sistema, que también ayudará a hacer cálculos matemáticos, servirá para el reconocimiento o autenticidad de escrituras y memorizar series temporales climatológicas y predecir su futuro, entre otras cosas.

Para llevar estos ensayos, los científicos del IFISC disponen de un laboratorio equipado con una tecnología puntera "sólo al alcance de un puñado de laboratorios en el mundo", ha precisado Mirasso.

En este proyecto, además de la Universidad de las Islas Baleares y el Consejo Superior de Investigaciones Científicas, participa el Instituto de Estudios Avanzados de Frankfurt (Alemania), la Universidad de Franche-Comté (Francia), la Universidad de Cantabria, el Instituto para la Investigación del Impacto Climático de Potsdam (Alemania), y la Universidad Libre de Bruselas (Bélgica).

Para Mirasso, el cerebro "es una de las máquinas más perfectas y más complejas que existen".

"Si el cerebro es eficiente para ciertas tareas, hagamos que existan máquinas que sean tan eficientes o al menos se aproximen", ha concluido.

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios