Salud y Bienestar

Ocio activo para conservar la espalda

  • El ejercicio físico es la mejor prevención para evitar desde la niñez la aparición de problemas de columna. Expertos creen que el material escolar es excesivo y no justificado.

Los estudios científicos demuestran que la actividad física en la infancia es necesaria incluso para que la columna vertebral adquiera su forma definitiva. Además, realizar ejercicio físico de forma habitual reduce el riesgo de padecer dolencias de espalda y aumenta la probabilidad de que, si aparece dolor, sea más breve e interfiera menos en las actividades cotidianas.

La Organización Médica Colegial (OMC) y la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda (Reide) alertan del incremento de los hábitos sedentarios entre los escolares españoles e inciden en la importancia de la práctica continuada de la actividad física para prevenir futuras dolencias de espalda. Con el lema 'Muévete para que no te duela', ambas instituciones han puesto en marcha una nueva edición de la Campaña de Prevención del Dolor de Espalda entre los Escolares Españoles.

Hoy día, las principales opciones de ocio entre niños y adolescentes son pasivas y no resultan beneficiosas ni para su salud en general ni para su espalda. Jugar con videojuegos en diferentes dispositivos móviles, tablets y ordenadores o ver la televisión, está generalizándose en detrimento del ejercicio, el deporte y los juegos tradicionales, que sí implican actividad física. Según la encuesta Niños y videojuegos 2015 de NPD Group, dedican seis horas semanales de media a jugar con el móvil. Llos divertimentos pasivos dificultan desarrollar la musculatura, lo que aumenta el riesgo de padecer dolores de la espalda a corto y largo plazo; un estudio científico que siguió durante 25 años a una amplia cohorte de adolescentes demostró que aquéllos que padecen dolor de espalda en su juventud tienen mayor riesgo de padecerlo de forma crónica cuando son adultos.

El informe anual del Sistema Nacional de Salud en 2015 refleja que el 12,1% de los niños de menos de 14 años era sedentario, y no realiza ninguna actividad física en su tiempo de ocio. De hecho, la incidencia de las dolencias de la espalda aumenta a partir de los 10 años, y el 51% de los chicos y el 69% de las chicas de entre 13 y 15 años ya lo han padecido. El doctor Juan José Rodriguez Sendin, presidente de la OMC, cree fundamental reducir el peso del material escolar que calificó de "improcedente, excesivo y no justificado" para que sea proporcional a la masa corporal de los niños.

El doctor Francisco Kovacs, director de la Red Española de Investigadores en Dolencias de la Espalda y de la Unidad de la Espalda Kovacs del Hospital Universitario Moncloa, señala que "está demostrado científicamente que la medida más eficaz para prevenir las dolencias de la espalda es el ejercicio físico, que ayuda a desarrollar una musculatura potente, resistente y coordinada que protege al resto de las estructuras de la columna vertebral y reduce la carga que soporta. Los niños deben practicar el deporte que les guste de forma continuada, para fortalecer los músculos de su espalda y prevenir dolencias futuras".

Tags

más noticias de SALUD Y BIENESTAR Ir a la sección Salud y Bienestar »

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios