Fertilidad

Innovación aplicada a reproducción

  • La progresiva incorporación de tecnologías innovadoras en los laboratorios de reproducción asistida está permitiendo minimizar los riesgos y acelerar los procesos

Algunos incubadores incorporan un software que toma fotos del embrión cada 5 minutos. Algunos incubadores incorporan un software que toma fotos del embrión cada 5 minutos.

Algunos incubadores incorporan un software que toma fotos del embrión cada 5 minutos. / Archivo

Las nuevas vías de investigación y últimos avances en reproducción asistida humana han centrado estos días en Cáceres el X Congreso Nacional de la Asociación para el Estudio de la Biología de la Reproducción (Asebir). El encuentro, clausurado ayer viernes 25, ha reunido a expertos de prestigio nacional e internacional para debatir el presente y futuro de la medicina reproductiva. “Cada año nacen en España más de 37.000 bebés gracias a tratamientos de reproducción asistida. Las técnicas han cambiado mucho desde que la primera bebé probeta llegara al mundo hace más de 40 años. Prácticamente todos los años hay novedades”, ha señalado el doctor en Biología Antonio Urries, presidente de Asebir.

Durante este encuentro, la compañía de ciencia y tecnología Merck ha promovido la realización de un simposio en el que se ha puesto sobre la mesa la incorporación de innovaciones importantes en los laboratorios de reproducción asistida para minimizar los riesgos y, al mismo tiempo, agilizar los procesos. A la hora de analizar estos cambios, Montse Jansà, directora de la Unidad de Fertilidad de Merck, explica que “en los últimos 10 años, gracias a los avances en los tratamientos disponibles y a la incorporación de la tecnología al laboratorio de reproducción asistida, hemos asistido a un incremento de las tasas de éxito, a una disminución de los embarazos múltiples y a un interés creciente en la preservación de la fertilidad”.

En su opinión, los retos actuales están relacionados con un retraso en la edad media de la maternidad, debido a motivos derivados del propio cambio de la mujer en la sociedad, y la estandarización de los procesos de reproducción asistida “mediante indicadores de calidad que los aseguren y auditen”, matiza.

Tecnología

La tecnología ha irrumpido en los procesos de reproducción asistida variando la manera de trabajar en los laboratorios de estos centros y ayudando a los embriólogos en su día a día. En concreto, la experta destaca dos campos de innovación tecnológica. Por un lado, los incubadores timelapse, con cámaras que toman fotos del embrión cada 5 minutos. “Esto permite hacer un seguimiento de cómo evoluciona, evaluarlo y poder así seleccionar el que tiene más probabilidades de implantación y, por lo tanto, de desembocar en un embarazo. Además, algunos de ellos tienen incubadores independientes (los embriones de cada paciente están en su propio compartimento) y con unas condiciones de temperatura, gas y humedad estables para el cultivo de los embriones”, explica.

Por otro, Jansà destaca los sistemas electrónicos de trazabilidad, que aseguran la concordancia de los óvulos y espermatozoides de la pareja con los embriones obtenidos mediante escáneres móviles, permiten trazar cada paso del proceso. Muchas clínicas han optado ya por estas tecnologías de identificación electrónica para reducir el factor humano y, por lo tanto, los posibles errores derivados de distracciones o estrés.En general, los nuevos sistemas electrónicos de trazabilidad están incrementando la seguridad y, como consecuencia, aportando tranquilidad y confianza tanto a los profesionales como a los pacientes. Según indica Montse Jansà, Gidget ha sido el último en llegar a España. El sistema actúa como testigo de cualquier procedimiento de fecundación in vitro que tiene lugar dentro del laboratorio, identificando a los pacientes y asegurando la concordancia con sus óvulos y espermatozoides, para lo que hace un seguimiento fase por fase. Además, deja registro de todo lo que ocurre durante el ciclo, ya que elabora informes detallados tanto para los pacientes como para el laboratorio.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios