Neurocirugía

La fluorescencia permite operar tumores sin llegar a dañar zonas sanas

  • Este tipo de abordaje quirúrgico de problemas oncológicos requiere gran meticulosidad, por el riesgo de daño cerebral

Los tumores gliales malignos son los más frecuentes del sistema nervioso (cuatro nuevos casos por 100.000 habitantes y año), siendo de los tumores tratables más agresivos que se conocen. Su mayor incidencia es a partir de los 65 años de edad y el tratamiento quirúrgico es el primer paso del tratamiento, que incluye radioterapia y quimioterapia.

La cirugía intraoperatoria guiada por fluorescencia está indicada para la extirpación de estos tumores pues es una técnica que “mejora la eficacia de la resección”, explica Miguel Angel Arráez, jefe de Servicio de Neurocirugía del Hospital Regional Universitario Carlos Haya de Málaga. Según este especialista, que la emplea desde hace dos años y medio, “el paciente ingiere un fármaco horas antes de la intervención que es metabolizado por el tejido cerebral y produce una sustancia fluorescente. Esto permite durante el acto quirúrgico apreciar en un sofisticado microscopio el alcance del tumor y distinguir entre el tejido sano (de color azul) y el tejido enfermo (de tonalidades rojas)”. Tal y como explica “no es una técnica curativa pero al producirse la extirpación total del tumor el número de pacientes libres de la enfermedad a los seis meses de la operación se duplica ”. Además, al poder discernir con más claridad entre tejido sano y enfermo disminuye el daño de zonas sanas adyacentes que “con frecuencia son en los hemisferios cerebrales y conllevan pérdida de fuerza en brazos y piernas, pérdida de visión, de habla, o cambio de comportamiento”, explica Arráez. Para conseguir la extirpación con el menos daño posible a esta tecnología se suma la monitorización neurofisiológica intraoperatoria que registra la actividad cerebral.

“Existen dos grados de tumores gliales: el agresivo cuya esperanza de vida para el paciente es de un año y medio, y el intermedio que asciende a cuatro. En ambos se utiliza la fluorescencia intraoperatoria”, describe el neurocirujano cuya unidad ha operado ya a 40 pacientes con este procedimiento y recientemente ha coordinado un curso sobre ello. Además esta técnica, cuya utilización debe ser autorizada por la Agencia Europea del Medicamento, también está indicada para la intervención de la patología cerebral vascular.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios