Salud

El ministro de Sanidad defiende el valor productivo del sector

  • Soria destacó en un coloquio organizado por el Grupo Joly el papel dinamizador y garante de derechos sociales del Sistema Nacional de Salud · El Gobierno facilitará el acceso a las terapias avanzadas

La sanidad pública española puede ser un vector de desarrollo, y no un lastre, para superar la crisis económica actual. Sorteando una vez más el lugar común, como es habitual en su estilo político, Bernat Soria, ministro de Sanidad, defendió ayer un concepto de Sistema Nacional de Salud (SNS) alejado del tópico del gasto que supone para las arcas públicas y centrado en sus valores más dinámicos:garante de la salud de la sociedad en general (de la que forma parte la fuerza laboral), empleador importante en el tejido productivo español y catalizador de valor añadido empresarial. Soria, que impartió ayer la conferencia de la novena edición del ciclo de coloquios Innovación y Salud del Grupo Joly, editor de este periódico, explicó que “nadie sabe lo que va a durar la crisis; lo realmente importante es salir bien. Y se puede salir bien o mal. Ahí sí podemos intervenir, podemos decidir qué medios poner para salir fortalecidos de la crisis”.

Soria impartió su conferencia arropado por la presencia de los consejeros de Salud e Innovación, Ciencia y Empresa del Gobierno andaluz, María Jesús Montero y Francisco Vallejo, respectivamente.

El ministro Soria expuso su receta para acelerar la llegada a España de terapias innovadoras, vertebrada en torno a varios ejes: estímulo investigador, apoyo a las empresas y flexibilidad burocrática sin renunciar a las garantías de seguridad habituales en la evaluación de medicamentos.

Soria puso como ejemplo a la comunidad autónoma andaluza: “El Gobierno de Andalucía ha sido pionero en la ampliación de derechos; tomando decisiones estructurales, no medidas de cara a la galería. Andalucía hizo los deberes –dijo el titular de Sanidad– y tomó las decisiones adecuadas para generar innovación”.

“Tenemos un sistema de salud que está entre los primeros del mundo, pero que es mucho más que asistencia sanitaria”, dijo Soria. El ministro precisó en este sentido que, el SNS, además de garantizar que la “fuerza laboral” tiene un buen nivel de salud, “hay que hacer notar que un 6% del empleo en España es atribuible a la sanidad pública”. Para el ministro Soria, “tener un buen sistema sanitario en un país como el nuestro, en el que el turismo es un sector muy importante, supone lanzar un mensaje de confianza, de seguridad, a quienes nos visitan. Y eso es un factor de ventaja competitiva respecto a otras ofertas”.

Soria fue contundente al precisar que “en España se dedica un 8,4% del PIB, entre gasto público y privado:ninguna compañía aseguradora es capaz de ofrecer la cartera de servicios que tenemos por ese coste: somos eficientes en la gestión de la sanidad”.

Pero ni el contexto económico actual ni, sobre todo, las necesidades de los pacientes (en muchas ocasiones, impostergables), dejan margen para la autocomplacencia. “Tenemos necesidad de innovar, necesitamos que las terapias avanzadas lleguen cuanto antes a quienes las necesitan porque, en muchas ocasiones, no tenerlas significa que hay personas que no tienen otra alternativa que la llegada de esas innovaciones”, explicó Soria.

Para ello, Soria desgranó la estrategia de su ministerio. “Tenemos una buena legislación, que nos facilita estar a la vanguardia. Pero hay que profundizar más, concretar en, por ejemplo, el diseño de exenciones de ciertos trámites para acelerar la aprobación de esas terapias”. En este sentido, el ministro aludió a la preparación de circuitos administrativos más rápidos para la aprobación de las terapias avanzadas, fundamentalmente los medicamentos biotecnológicos innovadores y las terapias celulares, consideradas así, técnicamente, medicamentos. Soria se refirió también la necesidad de “flexibilizar” procedimientos en situaciones excepcionales y en dar facilidades a los investigadores dedicados a este campo. Todo con la finalidad de que las terapias avanzadas lleguen cuanto antes a los pacientes. Con vocación de perdurabilidad: “Tenemos que conservar los logros de nuestro sistema sanitario. Pasárselos a nuestros hijos”.

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios