Salud mental

El peso de la depresión

  • Nuevos tests para detectar riesgos e innovación en las fórmulas de organización tratan de paliar la carga asistencial que suponen anualmente los más de seis millones de casos existentes en España

La depresión es una patología muy común en las consultas de Atención Primaria. No ha sido siempre así. La llegada de nuevos tratamientos antidepresivos más fáciles de manejar; esto es, más eficaces y con menos riesgo fue trasladando progresivamente al paciente con depresión de los Servicios de Psiquiatría a los centros de salud. Alrededor de seis millones de personas padecen depresión en España, y tan sólo una tercera parte ha recibido un diagnóstico, según los datos recogidos en la Guía de Buena Práctica Clínica en Depresión y Ansiedad, que elaboró recientemente la Organización Médica Colegial.

Los psiquiatras actualmente sólo reciben a aquellos pacientes que presentan cuadros muy graves de depresión, en los que en ocasiones suelen estar implicados otros trastornos o afecciones y que necesitan una atención más cuidada.

El psiquiatra Luis Agüera Ortiz, del Servicio de Psiquiatría del Hospital Universitario 12 de Octubre, en Madrid, recuerda que el 70% de todos los casos de depresión se tratan en las consultas de Atención Primaria. Según explica, esta proporción es adecuada. “Antes, la mayoría de los casos eran tratados por el especialista. Ahora, la mejora en la formación de primaria y el desarrollo de tratamientos antidepresivos más fáciles de utilizar, han sido motivado este trasvase entre niveles asistenciales que ha permitido un mejor abordaje de todos los casos de depresión”.

Además, la propia concepción de la enfermedad ha cambiado. Antes menos personas cabían en ese cuadro clínico, hoy son muchas más. Duelo, tristeza en momentos duros o bajo estado de ánimo por presiones laborales, son considerados o tratados hoy días como depresiones. Todo eso ha convertido a esta patología en una carga importante para los profesionales la medicina de familia, ha hecho que los médicos de Atención Primaria sean los tutores de esos procesos y ha convertido a la depresión en una afección generalizada. En términos generales la depresión afecta en España a cuatro millones de personas. La depresión es una enfermedad tan difusa que sólo se trata el 25% de los casos, pero tan grave que será la segunda causa de discapacidad en Europa en el año 2020 y está detrás del 60% de los suicidios.

Luis Agüera ha participado en un estudio que analiza la prevalencia y los factores de riesgo de la depresión en pacientes con dolor mal explicado en Atención Primaria. “El Estudio DEDO ha demostrado que 80% de los casos de los dolores sin causa aparente coincide con casos de depresión”. Según explica, “esta asociación se da independientemente de la causa de origen del dolor e incluso de la edad del paciente. Es igual de frecuente en jóvenes que en ancianos”.

Todo eso también ha influido en las organizaciones. Como ejemplo, un proyecto del Institut Pere Mata de Tarragona para potenciar el rol de las enfermeras en el seguimiento de los pacientes con depresión. El trabajo está financiado por el Fondo de Investigaciones Sanitarias del Instituto Carlos III y el Instituto de Investigación en Atención Primaria Jordi Gol. Unas 22 Áreas Básica de Salud de Tarragona y Reus trabajan ya en esta línea. Los profesionales de enfermería reciben formación específica sobre clínica y tratamiento de la depresión. También siguen un programa estructurado de visitas, donde después de una valoración integral de las necesidades del paciente y de establecer un plan de intervención, realizan, en colaboración con el médico, el seguimiento de la evolución clínica del enfermo mental, su vigilancia y el fomento del cumplimiento del tratamiento. En países como Estados Unidos o Inglaterra, el rol central de los profesionales de enfermería en el abordaje del enfermo mental es muy habitual y está demostrada su efectividad, pero en nuestro país todavía no. De hecho, históricamente las enfermeras han asumido un rol central en la atención de patologías crónicas como diabetes o hipertensión arterial, pero su implicación en problemas de salud mental es hoy en día, anecdótica.

La depresión es definida como una alteración incluida dentro de los trastornos del estado de ánimo que se manifiesta, principalmente con un sentimiento de tristeza, la pérdida de energía e interés por las cosas y alteraciones del sueño, apetito y peso, entre otras. Junto a los trastornos de adaptación, los trastornos depresivos son el grupo más frecuente de los atendidos por el médico de Atención Primaria. En España, a lo largo de la vida, entre un 25% de las mujeres y el 12% de los hombres padecerán algún episodio depresivo.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios