El Transporte

Aires flamencos desde La Merced

  • El Señor del Consuelo volvió a lucir su tradicional túnica de Lyon color hueso

Domingo de reencuentros en la calle Merced de aquellos hijos de Santiago que decidieron emigrar a otras ciudades o a otras zonas de la ciudad para buscar la comodidad que suelen dar los barrios de nuevo cuño. En torno a la basílica de la Patrona se espera con júbilo la salida procesional de una de las hermandades más señeras de nuestra Semana Santa. Los balcones próximos, engalanados para la ocasión, se han convertido ya a al filo de las cinco y media de la tarde en privilegiados palcos.

Con la apertura de la puerta y la salida de la Cruz de Guía aumenta el murmullo. Alguno incluso se anima a aplaudir. Filas de capirotes blancos comienzan a desfilar camino de las entrañas del mismísimo barrio: Santa María de la Merced, Nueva, Angostillo...

Entonces, suena el llamador dentro del templo. José Manuel Muñoz llama a sus 50 hombres y el paso se va al cielo. El Señor del Consuelo vuelve a lucir este Domingo de Ramos su antigua túnica color hueso después de que el año pasado luciera una lisa de color blanco. "Ay que seguir con el Señor del Consuelo", señala el capataz a los suyos. La banda de cornetas de la fundación Zoilo Ruiz-Mateos. Despacito, de costero a costero avanza el paso que recibe el aplauso de la multitud y que se pierde por las callejuelas del barrio. Tras Él, Nuestra Señora de la Misericordia en su paso de palio, belleza sin igual salida de las manos de Esteban Santos. Lucía este año el estreno de las caídas interiores del palio, una obra del jerezano Ildefonso Jiménez que, con el sol de la tarde traspasando su malla, destacaba la tez morena de la Señora.

El regreso a la basílica por las estrecheces de Carpintería Baja, una calle por la que parece que no cabe un 'barco' de estas dimensiones, o por Tornería, con la primera gran bulla de la semana, marcaron los últimos grandes momentos de la estación de penitencia de los hermanos del Transporte.

Etiquetas

Comentar

0 Comentarios

    Más comentarios